Asesinaron delante de su familia a un joven de 18 años cuando los quiso defender de una entradera en Ezpeleta

0
971

Marcos Mendoza tenía 18 años y fue brutalmente baleado tras defender a su familia de una entradera en Ezpeleta.

«Marquitos», como lo llamaban, estudiaba y trabajaba como albañil. En pocos segundos, al menos tres delincuentes le arrebataron la vida en su propia casa.

El hecho ocurrió en la calle Cuba 750, entre Carpintero y 469 bis, cuando un hombre llegaba de comprar y sus dos hijos, al querer abrirle el portón de la vivienda, fueron sorprendidos por delincuentes que se movilizaban en un auto.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que la víctima, identificada como Marcos Ignacio Mendoza Arnez, estaba junto a su hermano y su padre, que comenzó a bajar las bolsas del supermercado al que había ido a comprar para una reunión familiar.

En ese momento, uno de los ladrones comenzó a forcejear con el joven, que quiso evitar el robo de la camioneta Nissan Frontier color blanca en la que llegó el hombre.

El joven recibió tres balazos, uno en un hombro y otros dos en el tórax, mientras que a su padre le efectuaron un disparo en un brazo. La víctima murió camino al hospital y su padre se recuperaba de la herida recibida, añadieron los voceros.

La causa es investigada por el fiscal Leonardo Sarra, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Quilmes. Efectivos de la comisaría 6ta. de Ezpeleta procuraban localizar a los asesinos a través de varios procedimientos en la zona.

Los investigadores realizaron pericias y buscaron imágenes de cámaras de seguridad para lograr dar con los asaltantes.

Comparte esta noticia: