Por Federico Ramondi

Detienen a presunta estafadora en estación de servicio de Quilmes centro

Efectivos de la DDI Quilmes lograron en las últimas horas poner bajo arresto a una mujer, acusada de estafar con el “cuento del tío” en una importante suma de dinero en dólares a un comerciante septuagenario. Fue durante un operativo encubierto en una estación de servicio del centro de la ciudad, sin embargo ya está libre.

Según revelaron las fuentes de la causa, las mentiras para embaucar al jubilado habían sido sumamente complejas e intrincadas: en 2019 una mujer que se hacía llamar “María” y decía residir en Estados Unidos contactó a la víctima por internet pidiendo ayuda económica para el supuesto tratamiento de su hijo que padecía esclerosis lateral amiotrófica o ELA.

Conmovido por la historia, el hombre comenzó a hacerle entregas parciales de dinero, aún sin conocerla. Estas “donaciones” continuaron por casi tres años hasta que el hombre se quedó sin dinero y entonces comenzó la pesadilla. La mujer comenzó a extorsionarlo, amenazando con contarle a su familia sobre una supuesta relación que mantendrían.

SEGUÍ LEYENDO:  Detuvieron al “Teto” Medina acusado de participar en centros terapéuticos que explotaban internos

Paralelamente, una clienta de confianza del comerciante se ofreció a ayudarlo prestándole 3.000 dólares para pagarle a la chantajeadora, los cuales él debería devolverle con una importante suma de intereses, y aseguró que podría oficiar de “intermediadora”.

Si bien en un primer momento aceptó, finalmente el hombre se sintió agobiado y le contó lo sucedido a su familia, a la vez que decidió presentar la denuncia ante las autoridades de la DDI Quilmes, que intervino en la investigación del caso junto con la fiscal Mariana Curra Zamaniego.

Fue así que los detectives pactaron una “entrega controlada” de dinero en una estación de servicio del centro de Quilmes en la que detuvieron a la sindicada, que resultó ser la mismísima clienta del comerciante.

Cabe señalar que como los pedidos de dinero se habían hecho en base a una mentira, esto configura el delito de “estafa”, en tanto que las amenazas posteriores se enmarcarían en presuntas “amenazas”. Pese a ello, la Justicia consideró la ausencia de antecedentes penales de la acusada y le otorgó la libertad, aunque sigue procesada.

Comparte esta noticia: