Por Facundo Muñoz

El paso de Sabag Montiel y su novia por Quilmes: Fueron a un local de tatuajes y al Mc Donalds horas antes del atentado a CFK

El brasileño y su novia el jueves, antes del intento de asesinato, pasaron por Quilmes Centro a hacerse un tatuaje pero no consiguieron turno, y luego entraron a un local de comidas rápidas. Finalmente se tomaron el tren sentido a Constitución. La Policía Federal Argentina indaga sobre cámaras de video de la zona.

La Justicia investiga el paso de Fernando Sabag Montiel (35 años) y su novia Brenda Uliarte (25) por un Mac Donald de Quilmes, el jueves pasado horas antes del atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Equipos de la Policía Federal examinan imágenes de las cámaras de seguridad de ese local de comidas rápidas, entre otras, para tratar de determinar que tipo de contacto tuvieron y de quién se trata. La pista surgió luego de que la Justicia halló 52 imágenes de Fernando y Brenda en el ferrocarril Roca haciendo el trayecto Quilmes-Constitución. La pareja vivía en la localidad bonaerense de San Martín.

Esta pista es una de las indagadas para saber si Sabag, además del acompañamiento de su novia, tuvo el apoyo de otras personas. El canal Todo Noticias informó que -antes de ir al local de comidas rápidas-, Sabag Montiel concurrió a un local de tatuajes llamado Yeyo Tattoos, ubicado en Alsina al 100, para realizarse un nuevo tatuaje.

“Llamó la atención que apareció varias veces a dejar señas, pero nunca concretaba el día específico para realizarse el tatuaje. ¿Quién hace eso?”, se preguntó un integrante de la División Científica que trabajó en el lugar. El local da turnos para hacerse tatuajes con mucha antelación.

La dirección Antiterrorismo de la Federal pidió las grabaciones de las cámaras de seguridad del local para saber cuántas veces estuvo allí y si lo hizo con alguna otra persona. Empleados del negocio afirmaron que Sabag fue acompañado por una mujer.

El joven brasileño tiene varios tatuajes, algunos alusivos a las mitologías vikingas y germánicas, incluido uno en el hombro que representa un «Schwarze Sonne», un sol negro, símbolo ligado a la filosofía ocultista del nazismo y utilizado por las SS de Adolf Hitler.

Después de visitar el local de comidas rápidas, ambos llegaron juntos a las cercanías del departamento de la Recoleta de la vicepresidenta. «No es un loco suelto, no son solo él y su novia, pertenecen a un grupo de ‘heaters’ que se sienten representados por algunas ideas políticas, aunque no está acreditado que tengan respaldo de ningún espacio», señaló a Clarín una fuente de la investigación judicial.

Comparte esta noticia: