Por Federico Ramondi

El rastro que llevó al arresto del presunto asesino de Juan Herrera

Pasado el mediodía del jueves la Policía Bonaerense logró detener al imputado por el homicidio de Juan Herrera, el joven de 22 años apuñalado a metros de la estación de Quilmes el sábado último. El sindicado había viajado a Capital Federal tras el crimen y regresó a la ciudad, donde fue arrestado del lado Oeste de las vías.  

El gabinete criminológico de la Comisaría Primera de Quilmes, al mando del comisario Javier Gonedorosqui, llevó a cabo las pesquisas para esclarecer el hecho que generó conmoción en el distrito. Cabe recordar que el cuerpo de Herrera fue encontrado en el pasaje Gaboto y Garibaldi el sábado en la tarde. Tenía cuatro puñaladas en el tórax y le faltaba tanto el teléfono celular como los documentos, lo que dificultó en un principio su identificación. 

La primera hipótesis de los investigadores se dirigió a un posible ajuste de cuentas. Fue así que el domingo, apenas horas después del crimen, las fuerzas de seguridad aprehendieron a un sujeto que había amenazado a Juan por Instagram, revelaron fuentes de la causa a InfoQuilmes. Sin embargo, tras ordenar la apertura de antenas y cotejar las imágenes de cámaras de seguridad confirmaron que no se trataba del homicida.

Tomó fuerza entonces la comisión del homicidio en ocasión de robo. Gracias a testimonios colectados, los detectives consiguieron identificar al sujeto que aparecía en los videos que tenían. Se trataba de un hombre de 35 años que vivía en situación de calle en inmediaciones de la plaza Aristóbulo del Valle de Quilmes Oeste. 

Luego del ataque, el sospechoso se dirigió hacia la Ciudad de Buenos Aires pagando a otras personas por el pasaje para no usar su tarjeta SUBE. Allí pudo haberse dirigido para revender el teléfono Iphone sustraído a Herrera, ya que el mismo no fue hallado, y esa misma noche regresó al distrito. 

Mediante tareas de vigilancia encubiertas, en cuanto la fiscal Ximena Santoro -titular de la UFIJ N° 7- dio la orden de detención, los efectivos de la Primera lo arrestaron en cercanías del cruce de Av. Carlos Pellegrini y Canal de Beagle. La Justicia lo acusa por “robo agravado por el empleo de arma en concurso real con homicidio criminis causa”, por lo que de ser encontrado culpable en juicio podría ser sentenciado a perpetua. 

Comparte esta noticia: