Exigen la detención del acusado de asesinar a Maxi Juárez a la salida de un bar

0
207

Familiares de Maximiliano Juárez, el joven quilmeño asesinado de un disparo en la cabeza a la salida de un bar de Berazategui, cortaron la avenida Hipólito Yrigoyen frente a los Tribunales Penales de Quilmes, en la mañana de este martes, exigiendo justicia y que sea detenido el principal imputado por el crimen. 

En diálogo con InfoQuilmes, Agustina -prima de Maximiliano- indicó que el acusado por el homicidio “nunca fue detenido”, sino sólo notificado de la causa en su contra, debido a que los jueces “aceptaron un habeas corpus presentado por el abogado defensor. Queremos que nos den explicaciones de por qué le dieron esa posibilidad ya que hay muchas pruebas y videos que demuestran lo que sucedió esa noche”, señaló. 

Con la decisión judicial, el imputado obtuvo la eximición de prisión y no tiene pedido de captura. “No entendemos por qué está en libertad, si están todas las pruebas para que esté preso. Tenemos al menos cuatro testigos que lo señalaron como el asesino y cámaras de seguridad. Exigimos que den marcha atrás con la decisión y que lo detengan”. 

EL CASO

Cabe recordar que Maximiliano Juárez, de 26 años, fue asesinado en la madrugada del 27 de septiembre cuando salía junto a su novia del bar “Apolo 18”, ubicado en Av. Calchaquí al 1800. “Maxi se estaba retirando del boliche y al parecer tuvo una discusión con un cantante conocido de Florencio Varela, que estaba con su custodio, un hombre que tiene antecedentes penales”, reconstruyó la prima del joven sobre la noche trágica. 

Este último es quien está señalado como el presunto asesino, pero la familia pide que se impute también al cantante, ya que entienden que habría tenido participación en el hecho. Asimismo, debido a que el músico tendría “mucho poder económico y vínculos con la política, creemos que pudo haber ‘comprado’ a los jueces para que tomen esta inexplicable medida”, afirmó Agustina. 

AMENAZAS

Finalmente, denunció que desde que empezaron los reclamos de justicia “estamos siendo constantemente amenazados: nos llaman a cualquier hora y nos mandan mensajes para que no hagamos nada porque ‘vamos a terminar igual que Maxi’. La fiscal Gabriela Mateos tiene todo esto también en su poder”, concluyó.

Comparte esta noticia: