Por Federico Ramondi

Golpeó con un palo a un abuelo de 92 años porque su perro le ensució el pasto

Un repudiable hecho de violencia vecinal tuvo lugar en horas de la tarde de este jueves en el barrio La Colonia de Quilmes Oeste, donde un anciano de 92 años fue brutalmente atacado con un palo por parte de un hombre joven y robusto. El conflicto se originó ante el reclamo del agresor por la suciedad que dejaba el perro de la víctima en su vereda.

Gerardo, querido y respetado vecino del barrio quien a su avanzada edad aún continúa aún trabajando como carpintero, ya había sido amedrentado por el acusado días atrás. Según explicó en diálogo con InfoQuilmes, todo comenzó porque su perro hacía a veces sus necesidades en la vereda de la casa del violento, sobre quién además hay quejas departe de otros vecinos, en la esquina de Necochea y Benito Pérez Galdós.

Sin embargo, alrededor de las 19 de este jueves la situación pasó a mayores cuando el hombre, de unos 45 años, molió a golpes al abuelo con un palo de escoba. «Yo estaba volviendo de caminar, por la vereda ni paso porque está lleno de plantas, pero el perro sí se subió. Entonces salió este hombre con una escoba y me dijo que yo no podía pisar ‘su vereda'», relató indignado.

El violento dirigió los golpes directamente hacia la cabeza del carpintero, quien tuvo la reacción suficiente para cubrirse con sus manos. «Si me daba esos golpes directamente en la cabeza estoy seguro de que me mataba. Fueron unos seis palazos que me dió, uno fue en la espalda y me dejó un hematoma feo», detalló el jubilado dando cuenta de las heridas que le dejó el brutal ataque.

Finalmente, algunos vecinos tomaron por la espalda al sindicado y lo separaron. La víctima radicó la denuncia correspondiente en la Comisaría Tercera de Quilmes y solicitó una restricción de acercamiento. Sin embargo, al momento la Fiscalía interviniente no tomó medidas conta el acusado, quien permanece en libertad a pesar de casi matar al nonagenario.

Comparte esta noticia: