Por InfoQuilmes

Hoy se celebra el «Día del Trabajador Cervecero»: Todo comenzó en Quilmes…

El «Día del Trabajador Cervecero» se celebra cada 19 de enero, dado que en 1936 se llevó a cabo una reunión en la localidad de Quilmes para la creación de la Federación de Obreros Cerveceros y Afines de la República Argentina (FOCARA) y que tenía el objetivo de brindar beneficios a los empleados de toda la industria cervecera y maltera a lo largo y ancho del país.

En 1949 firmaron el primer convenio laboral en el que se establecieron las escalas salariales, así como las categorías, los escalafones y el pago de horas extras, las vacaciones, la licencia por enfermedad. Pero si bien su intención era extenderse por todo el territorio, debieron esperar diez años para lograr la personería jurídica. Primero la obtuvieron para actuar en Capital Federal, Buenos Aires, Santa Fe y Tucumán. Luego se sumaron las provincias de Córdoba y Mendoza y recién en 1954 llegaron a toda la Nación.

Pero en realidad, la historia de la cerveza se remonta hace miles de años. Algunos historiadores lo vinculan a los primeros tiempos de la elaboración del pan, cuando los antiguos pobladores dejaban fermentando trigo y cebada (los ingredientes principales de la bebida) al sol.

Años de historia

Conocer cómo ocurría la fermentación no fue posible hasta el siglo XIX. Existen ilustraciones que daban cuenta de la elaboración de la cerveza, que pertenecen a las civilizaciones egipcia y babilonia, y que datan de unos 4300 años. En la Edad Media, la elaboración de esta bebida era considerada un arte o un misterio, cuyos detalles eran guardados bajo llaves por los maestros cerveceros y sus gremios. No se sabían las razones por las que la cebada se ablandaba y se hacía dulce, ni tampoco por qué convenía secar la cebada germinada a temperaturas relativamente frías. Hasta llegó a dársele explicaciones esotéricas.

Hoy en día, la cerveza es una de las bebidas más consumidas tanto en Argentina como en el mundo. Se estima que en nuestro país el consumo anual per cápita ronda los 45 litros, en gran parte, también, por la proliferación de las cervecerías y cervezas artesanales. Y para su elaboración a gran escala se utiliza tecnología de última generación. Sin embargo, el oficio del cervecero es fundamental en el proceso de producción ya que es el que determina el gusto y chequea la calidad del producto antes de llegar a la mesa del consumidor

Desde InfoQuilmes saludamos a todos los trabajadores del sector, especialmente a quiénes lo hacen en Cervecería y Maltería Quilmes, emblema mundial de nuestra tan amada ciudad.

Comparte esta noticia: