Internada con Coronavirus en el Hospital Iriarte reclama por mala atención y condiciones

0
775

Patricia Piserchia (33) es una vecina de Quilmes Este que desde el 21 de marzo se encuentra internada con diagnóstico positivo de Coronavirus en el nosocomio provincial «Hospital General de Agudos Dr. Isidoro Iriarte» de Quilmes. Asegura que se encuentra en una habitación con pésimas condiciones edilicias y es maltratada por el cuerpo médico. Vale destacar que hasta el momento es la única paciente internada en el Hospital que tiene confirmada la enfrrmedad

«Entre otras cosas me dijeron que no podían hacerme los controles diarios porque había pacientes más graves que yo. En estos 9 días nadie higienizó la habitación y ni siquiera cambiaron las sábanas, sabiendo que se trata de un virus muy contagioso y que suele quedarse en la superficie» relató.

EL CASO

Proveniente de un vuelo con escalas desde Francia, Patricia regresó al país en la noche del lunes 16 de marzo. Cumpliendo con el aislamiento previsto por el Gobierno Nacional decidió aislarse en su casa. Hasta el momento de su arribo a la Argentina sólo presentaba un poco de tos (desde el 8 de marzo) cómo síntoma de la enfermedad, pero en la mañana siguiente comenzó a levantar fiebre e intentó dar aviso al SAME sin éxito.

Dos días después logró comunicarse y le dijeron que la temperatura que tenía (37,8°) no calificaba como fiebre y no debía preocuparse. Tras insistir, logró que el día sábado 21 sea trasladada al Hospital Iriarte de Quilmes, para realizar los estudios correspondientes y le notificaron que debía permanecer internada entre 48 y 72 horas hasta que lleguen los resultados. «Me dijeron que el hospital estaba en perfectas condiciones para darme el tratamiento necesario, que habían hecho reformas y recibiría buena atención» contó en declaraciones a Info Quilmes.

Finalmente la mujer accedió e ingresó internada al nosocomio. El Jefe de Infectogía, Gustavo Cañete, le tomó las pruebas necesarias para los análisis: En primer lugar el de Influenza que fue llevado a La Plata y luego el de Coronavirus con destino al Malbrán (Hasta ese momento el único centro de diagnóstico por Coronavirus en la República Argentina).

«Estuve todo el día sin comida y sin agua. Quisieron cambiarme de habitación y llevarme a una que el baño se encontraba sucio y no funcionaba el retrete« asegura la jóven, que ante la negativa del traslado realizó la queja y tuvieron que reparar y limpiar las instalaciones: «Tenían que cambiarme si o sí porque donde estaba no cumplía las medidas de aislamiento». De todas maneras comentó que la nueva habitación, a pesar que arreglaron el baño, tenía la puerta rota, humedad en el techo y no había agua caliente, por lo que debió bañarse con agua fría.

Desde ese primer día y durante casi toda la semana, manifestó que ningún médico pasaba a revisarla ni controlar síntomas, sólamente una enfermera que le preguntaba con suerte a diario si tenía fiebre, aunque en ningún momento le dieron un termómetro para tomarse la temperatura.

De manera insólita, una médica del Hospital se presentó en su habitación para sacarle sangre y le confesó que «Lo tenían que hacer el primer día pero se olvidaron».

Otra de las cuestiones en los que hizo hincapié es en la falta de insumos y elementos básicos: «Hasta me negaron agua, cubiertos y papel higiénico, diciéndome que no tenían y debía traermelos mi familia« expresó con fastidio la joven quilmeña

Luego de 6 días de internación (el doble del tiempo estipulado), Patricia recibió el resultado positivo por Coronavirus: «Me sentía culpable por toda la gente que podría haber contagiado, incluídos mis padres, con quiénes si bien no había mantenido contacto físico y siempre se habían tomado las medidas de aislamiento y protección necesarias, había estado en su casa. Me sentía sucia y avergonzada, como si fuera culpable de haber hecho algo mal. Pero nada de esto importo a los médicos quienes en ningún momento me brindaron contención. Es más, con todo el maltrato y las malas condiciones a las que cada día me veía expuesta durante la internación, mas que sentir que tenia el virus comencé a sentir que yo era el virus y que como tal me trataban en el Hospital» detalló

Con el objetivo de localizar el lugar de contagio, se comunicaron desde la Dirección de Epidemiología para pedirle información sobre los vuelos con los que regresó al país y las personas con las que tuvo contacto, solicitudes a las que Patricia accedió sin resquemores.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el período de incubación del coronavirus oscila entre 1 y 14 días. Al haber presentado el primer síntoma el 8 de marzo y ya transcurridas más de 2 semanas, debieron realizarle nuevamente los estudios. En esta ocasión fueron dos pruebas (el nuevo protocolo establece que debe haber 2 diagnósticos negativos para poder dar el alta médica) para ver si el virus seguía presente en el cuerpo o si finalmente se había erradicado.

Mientras tanto, Patricia permanece internada aguardando resultados y en caso de ser negativos, poder regresar a su hogar

Comparte esta noticia: