José de San Martín y el deporte

0
404

Se cumplen 170 años del paso a la inmortalidad del General José de San Martín, el padre de la Patria, quien además de luchar por la Independencia en el Combate de San Lorenzo liberó a Chile y a Perú. Luego de combatir y vencer a las tropas Realistas, a ambos países hermanos, los dejó a merced de que puedan decidir su propio destino.

San Martín en el Cruce de Los Andes.

Primeras destrezas en Málaga

Si queremos encontrar un San Martín deportista, tal como definimos a la persona que practica un deporte, no lo encontraremos. En los tiempos en los que Don José vivió (1778-1850) la noción del deportista no tenía, digamos, la caracterización que tiene en la actualidad.

Sin embargo, hay quienes aseguran que podría haber sido un buen nadador e incluso un gran domador. San Martín y su familia abandonaron Yapeyú, el pueblo de Corrientes donde nació el padre de la Patria, en 1781 aunque hay versiones que aseguran que abandonó el país a sus ocho años.

Su padre, Juan de San Martín fue destinado primero a Buenos Aires y llevó a su familia. Luego hizo lo propio cuando fue enviado a España, más precisamente a Málaga. Es en este lugar en el que José María Córdoba cuenta lo siguiente sobre el, en aquel tiempo, futuro Libertador de América: “(…) debió sobresalir en el deporte: natación en las playas malagueñas y equitación en sus campos, cosa normal entonces (…)”.

El espectador

Las corridas de toros no tuvieron larga vida en la época posterior a la Revolución de Mayo. En 1817, una publicación, El Censor, manifestó que aprobaba “todas las diversiones públicas de los pueblos cultos”. Todas menos los toros. Y fue entonces que enero de 1819 se realizó la última corrida. La plaza de toros de Retiro fue demolida por disposición oficial.  Allí los toreros podían ser ídolos o no tanto, y se arrimaban a alentarlos o a reprobarlos los gobernantes y los gobernados, los ricos y los no ricos. Algunas referencias históricas indican que el general José de San Martín, vuelto de España en 1812, acudió a algunas de ellas.

La pasión por el Ajedrez

Pero dicen que una de las pasiones del Libertador de América era el ajedrez. El general Jerónimo Espejo, compañero del general en las campañas a Chile y Perú, dio el testimonio de que San Martín jugaba al ajedrez y lo hacía muy bien. Esto último no debería sorprendernos ya los resultados de sus batallas son el claro ejemplo de que en un tablero no iba a tener grandes inconvenientes ya que para el ajedrez se necesita ser un gran estratega. Y San Martín lo era. En verdad que lo era. Solo basta con saber su táctica para cruzar Los Andes.

Decíamos que San Martín se desempeñaba muy bien jugando ajedrez y lo hacía de manera extraordinaria en la época de la formación del Ejército de los Andes en 1816.   

Bernardo O´Higgins, Antonio Arcos, Mariano Necochea y José Álvarez Condarco fueron algunos de sus notables rivales. Todos destacados militares y estrategas que lo acompañaron en sus proezas.

 “El ajedrez, ese juego generalmente reputado de carácter militar, que según se sabe era recomendado y aun prescripto por Napoleón el Grande, San Martín lo desempeñaba bien aventajadamente como lo veíamos cuando la formación del Ejército en Mendoza”, cuenta en sus memorias el Gral. Jerónimo Espejo.

Además, Espejo afirma que San Martín “era muy entendido, además, en El Centinela y La campaña, juegos rigurosamente guerreros que estuvieron en gran boga en Europa desde el primer decenio del presente siglo, y muy semejantes en su mecanismo a La Batalla, que don Carlos de Pravia describe en su “Manual de Juegos”, dado a luz en París, en 1869”.

Probablemente, según Espejo, San Martín “aprendió a jugar en el Seminario de nobles de Madrid, o entre sus camaradas en las primeras campañas; pero tampoco sería aventurado creer, que, algunas ocasiones, los ejercitara en la misma Europa, con los encopetados militares que lo distinguieron con su predilección y su confianza. Estos juegos eran su entretenimiento favorito, el ajedrez en especial, con los señores O’Higgins, Arcos, Alvarez Condarco, Necochea y otros jefes, así que terminaban las academias generales.”

Empero hay versiones que la única diversión de San Martín era la práctica de tiro.  Esta afirmación deviene del libro de José Luis Busaniche  San Martín visto por sus contemporáneos.

Los clubes “de” San Martín

Luego de su muerte y en los sucesivos años, se fue construyendo la figura de San Martín como padre de la Patria (y bien merecido lo tiene). Este reconocimiento devino en muchísimos otros. San Martín se llama la avenida principal de Bernal, una de las calles del centro de nuestra ciudad y la plaza principal tanto de Quilmes como de Berazategui. Y no hay pueblo ni ciudad en ninguna provincia del país en la que San Martín no esté presente en sus espacios.

Y si no hay lugar en el que San Martín no esté presente, tampoco pueden faltar en las instituciones sociales y deportivas. El historiador Jorge Gallego, miembro del Centro de la Investigación de la Historia del Fútbol (CIHF), verificó que San Martín es la persona cuyo nombre es más frecuente en clubes de la Argentina. Hay, al menos, 125 clubes que aluden a su nombre. Solo Tiro Federal e Independiente son denominaciones tanto o más repetidas.

San Martín aparece en el nombre de entidades sociales y deportivas como homenaje al General o porque el barrio o la localidad en donde se fundaron (o se fundan) lleva ese nombre. La tierra en la que nació también lo homenajeó con su club.

Gallego precisa que el club más antiguo que incluye el apellido del prócer es el Tiro Federal General San Martín de Isla Verde del departamento de Marcos Juárez, Córdoba, fundado el 7 de noviembre de 1903.

Desde 1903 hasta nuestros días muchos clubes llevaron el nombre del General e incluso todo el tiempo se fundan clubes en el país y bien podría estar fundandose uno ahora –en esta época de pandemia y a través de algún zoom– que lleve el nombre de San Martín.

Mirá la lista completa de clubes de todo el país llamados San Martín

 

Fuentes:      Memorias del Gral. Jerónimo Espejo.

                   San Martín visto por sus contemporáneos de José Luis Busaniche.

                   Deporte nacional. Dos siglos de historia. Scher, Blanco, Búsico.

                   Interior futbolero de TNT Sports. San Martín de Yapeyú

Comparte esta noticia: