Jubilado que mató a ladrón sigue procesado, mientras que los 4 cómplices del robo irán a juicio oral

0
221

Jorge Ríos, el jubilado que hace un año mató a uno de los delincuentes que lo asaltaron en su casa de Quilmes, sigue procesado por homicidio sin prisión preventiva y aguarda que la Justicia resuelva si lo sobresee o lo somete a juicio oral, mientras los cuatro acusados de actuar como cómplices del fallecido permanecen detenidos y serán juzgados por el intento de robo.

Para el hombre de 71 años, que aún se encuentra con custodia policial, el hecho «fue una tragedia» por la que carga «una mochila muy grande», pero la familia del joven muerto, Martín «Piolo» Moreyra (26), lo «único» que espera es «justicia» y que el jubilado «pague por lo que hizo». El fiscal a cargo del caso, Ariel Rivas, de la Unidad Fiscal de Instrucción (UFI) 1 de Quilmes, desdobló el expediente que tiene por un lado al homicidio de Moreyra con el jubilado Ríos como imputado, y por el otro, a los acusados de ser los cómplices del fallecido en el asalto. Ríos aguarda en su casa por el desarrollo de la causa penal en la que continúa procesado por el delito de «homicidio agravado por el uso de arma de fuego» en perjuicio de Moreyra y, en caso de ser condenado, podría recibir una pena de entre 10 y 25 años de prisión.

La defensa particular del jubilado, a cargo de los abogados Fernando Soto y Marino Alejandro Cid Aparicio, afirmó que la causa «está trabada», ya que el fiscal solicitó una pericia hispatológica del fallecido, que tendrá lugar recién en abril de 2022. «En caso de que no lo absuelvan, nuestra postura es que queremos que empiece el juicio oral lo más pronto posible», dijo el abogado defensor.

Además de la pericia histopatológica de Moreyra, resta que se le practiquen a Ríos una serie de peritajes psicológicos y psiquiátricos, según informaron fuentes judiciales. Sin embargo, Natalia Moreyra, la hermana del joven muerto, pidió «justicia» y que Ríos «pague como sea», aunque admitió que tanto ella como el resto de la familia está «muy mal por todo lo que pasó» y que, como no tienen abogado, dependen «de lo que dice el fiscal sobre lo que está pasando con la causa».

«Lo que hizo ese señor no está bien. Lo que hizo mi hermano tampoco estuvo bien, pero no era para que termine así. Entendemos que es un hombre grande, pero nos hubiese gustado que tenga más sentimientos con mi hermano”, explicó a Télam.

En tanto, por el hecho hay cuatro acusados con prisión preventiva que serán sometidos a juicio oral. La elevación a juicio fue resuelta por el juez de Garantías 2 del Departamento Judicial de Quilmes, Martín Miguel Nolfi, a pedido del fiscal Ariel Rivas, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de ese distrito.

Según las fuentes, los imputados llegarán al debate detenidos con prisión preventiva ya que el fiscal y el juez consideraron que existe un alto riesgo de fuga. El juicio estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de Quilmes, en una fecha aún a designar, y los acusados afrontan cargos como coautores de los delitos de «hurto agravado por escalamiento en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego».

Las fuentes aclararon que antes de fijar una fecha de inicio del debate, primero debe designarse una fiscalía de juicio.

Comparte esta noticia: