Motín de presos en la Comisaría Quinta de Quilmes Oeste y reclamo de familiares en la calle

0
190

En la tarde de este jueves se produjo una revuelta de presos en los calabozos de la Comisaría Quinta del barrio La Cañada de Quilmes Oeste, situada en el cruce de Av. Mosconi y Jujuy, en protesta por la superpoblación carcelaria que se vive en la Seccional. En la calle, familiares de los privados de la libertad realizaron un piquete hasta altas horas de la noche.

Se vivieron momentos de gran tensión en el lugar, ya que los convictos prendieron fuego colchones y otros elementos inflamables. Esta maniobra resulta habitual en los motines, con el objetivo de que los guardias abran las celdas a fin de evitar una tragedia como la «Masacre de la Primera» y así ganar el edificio. Afortunadamente, la llegada de dotaciones de Bomberos Voluntarios de Bernal fue rápida y consiguieron sofocar las llamas sin tener que lamentar heridos ni intoxicaciones por inhalación de humo.

Mientras esto se producía en el interior de la Dependencia que conduce la subcomisario Cristina Romero, afuera los familiares de los detenidos cortaron Av. Mosconi quemando gomas y reclamando información acerca de sus allegados. En un momento se produjeron incidentes con la Policía, que para impedir el ingreso de los familiares debieron resistir piedrazos de todo tipo. Asimismo, la zona fue rodeada por móviles policiales, generando preocupación en los vecinos sobre la gravedad de la situación que requirió ese despliegue.

Finalmente, el motín fue controlado durante la madrugada. Desde las celdas, los propios presos viralizaron videos filmados con sus teléfonos celulares en los que criticaron el uso de gases lacrimógenos. Trascendió que las autoridades policiales definieron el traslado de 18 detenidos a otras seccionales del distrito.

Comparte esta noticia: