Por InfoQuilmes

Poeta quilmeño escribe canción dedicada al pueblo español afectado por el volcán

Escritor, periodista, poeta y autor de letras de canciones, Jorge Padula Perkins es, desde hace unos cuantos años, un constante creador de la palabra. Ha desarrollado y difundido sus escritos en Quilmes y desde nuestra ciudad hacia distintos lugares del mundo, otrora por correo postal y en la actualidad por medios electrónicos (e-mail, blogs, redes sociales, medios de prensa).

Su último libro fue publicado en España y canciones con sus letras han sido interpretadas por artistas de ese país, como así también de Puerto Rico, Chile, Brasil, Italia, Bolivia, México, Uruguay y Estados Unidos, amén de cantantes de distintas localidades de Argentina.

Con amigos a la distancia en la isla canaria de La Palma, escribió años atrás “Acerina y Tanausú”, unos versos dedicados a esa pareja de líderes originarios de aquella isla, poema que tuvo una cálida acogida por parte de los palmeros y algunas de sus instituciones locales y regionales.

En el contexto de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, en aquella isla y en contacto a la distancia con sus amigos palmeros, percibió tanto el sufrimiento y la angustia que el fenómeno producía, como la fuerza del alma colectiva que amalgamaba a todo el pueblo en un solo corazón latiendo al unísono con la esperanza de que habría un mañana sin lava, ni cenizas, ni fuego y con la vida floreciendo por encima de todo.

Escribió entonces el poema titulado “Las dos caras. A la isla de La Palma” que tiempo después, en junio de 2022 se convertiría en pieza musical, compuesta por el creador boliviano Rodrigo Stottuth e interpretada por él en piano, con la voz de su compatriota Nery González Artunduaga, estrenada por Youtube. 

Esta es la canción “Las dos caras. A la isla de La Palma”

Aquí la letra completa:

¿Cuál es la cara contraria

de la fiesta y la alegría;

de los cantos y las danzas;

de la música y la risa?

La cara contraria es pena;

es dolor y sufrimiento.

Producto de la agonía,

acaso un largo lamento.

Aflicción, es la otra cara;

es lágrimas y tristeza.

Un grito contra el destino

y es el dolor que no cesa.

Ruge el volcán en La Palma

y arroja ceniza y lava,

que todo abate a su paso.

¡Profunda herida en Canarias!

Desde sus propias entrañas,

la misma tierra de verdes,

se colma de rojos fuegos

que nuevos fuegos encienden.

Y en esa contraria cara,

como figura de espejo,

puede valuarse lo bueno

frente al dolor como opuesto.

Puede sentirse en el alma

la fuerza del ser palmero;

y en las manos que se enlazan,

de esperanzas, un sendero.

Quitarse puede a lo infausto

potestad de omnipresente:

¡También retumba en La Palma

el corazón de su gente!

Y en tanto que esto sucede,

ese espíritu y su temple,

revelan que aquella isla

es verde y bonita siempre.

Comparte esta noticia: