No se han encontrado widgets en la barra lateral

Mientras continúan los avances en la construcción de la nueva estación de trenes intermedia entre las actuales de Quilmes y Ezpeleta, organizaciones sociales y políticas propusieron que (cuando se inaugure) se le imponga el nombre de “Padre Luis Farinello”, en homenaje al reconocido sacerdote fallecido en 2018.

La hasta ahora denominada “Estación Quilmes Sur” del ramal Constitución – La Plata se construye entre las calles Andrade y Lugones en su extremo Norte, y Luis Agote y Güiraldes al Sur. Se estima que la misma beneficiará a 17 mil usuarios diarios. Además prevén que mejorará la conectividad entre los barrios quilmeños, así como también el acceso a importantes lugares de esparcimiento tales como el Parque de la Ciudad y el estadio Centenario del Quilmes A.C.

Considerando que gran parte de la labor pastoral del Padre Farinello la realizó precisamente en esa zona, el Movimiento Misioneros de Francisco lanzó la propuesta de homenaje mediante la imposición de nombre mediante una nota que ya fue elevada por la Fundación Farinello al presidente Alberto Fernández y al ministerio de Transporte de la Nación.

SEGUÍ LEYENDO:  El tren atropelló a un ciclista en el límite entre Ezpeleta y Berazategui

“El compromiso que Farinello plasmó en su obra y militancia a lo largo de toda su vida, merece este reconocimiento en la misma comunidad donde el Padre ofrendó su vida por los trabajadores más humildes y excluidos, desde el genocidio de la dictadura cívico-militar y durante lo más crudo de la noche neoliberal”, destacan en la convocatoria. Tras conocerse la propuesta se sumaron en apoyo decenas de organizaciones sociales, políticas, sindicales, culturales y defensoras de los derechos humanos.

Aloise    
Comparte esta noticia: