No se han encontrado widgets en la barra lateral
Whatsapp
Telegram

Otra vez la inseguridad golpeó un comercio gastronómico ubicado en el corazón de Quilmes centro, durante la madrugada del sábado. Se trata de la cafetería Gelsomina Trattoria, situada en la calle Alvear y 9 de Julio, a la que además de sustraerle costosas herramientas de trabajo le causaron destrozos varios. 

Con gesto de hartazgo y resignación, los empleados relataron cómo encontraron el local cuando llegaron: “Forzaron una reja, la doblaron toda, y entraron. Estaba todo dado vuelta. Se llevaron la máquina de fiambre, el celular y la computadora. Este es el segundo robo en un mes y robaron lo mismo que la vez pasada. Agarran lo que tienen a mano, rompen, revuelven, causan destrozos. Tuvimos que soldar todo de vuelta”, lamentaron. 

Además aseguraron que esta situación “nos destruye porque es todo el tiempo volver a comprar y nadie hace nada. No hay seguridad, a la noche la esquina es tierra de nadie. No les importa que estemos en medio entre dos juzgados, frente a la defensoría”, reclaman.  

SEGUÍ LEYENDO:  Nueva entradera y tortura a jubilados: el hombre terminó internado por los golpes recibidos

Cabe recordar que apenas tres días antes, con una metodología muy similar y a menos de tres cuadras de distancia, delincuentes rompieron la vidriera del local de accesorios femeninos Isadora, ubicado en la calle Almirante Brown y Alsina. En la ocasión también doblaron el enrejado y robaron una importante cantidad de mercadería. 

Aloise    

Al momento no se informaron detenciones por estos hechos que tienen en vilo a los comerciantes del centro de Quilmes, quienes ya se animan a considerar que la zona “está liberada”. Es por ello que piden a las autoridades que tomen cartas en el asunto para mejorar la seguridad, ya que no resisten tener que afrontar la reposición constante de los elementos de trabajo.

Por otra parte, en la mañana de este martes se produjo un intento de robo en el Café del Teatro, situado al lado del Teatro Municipal de Quilmes, en la calle Mitre y Garibaldi. Un ladrón sorprendió a la empleada del local mientras levantaba la persiana metálica para abrir. La mujer ante las amenazas reaccionó gritando tan fuerte que puso en fuga al malviviente, sin que lograra concretar el asalto.

SEGUÍ LEYENDO:  Los desesperados gritos de una jubilada víctima de una entradera

Comparte esta noticia: