Por InfoQuilmes

Tras 28 años de carrera se retira la quilmeña Nadia Muzyca, primera bailarina del Teatro Colón

Luego de más de 30 años dedicados al ballet, la bailarina quilmeña Nadia Muzyca dejará los escenarios con un imponente espectáculo en el Teatro Colón. La cita será el martes 19 de Abril y la obra que eligió para ponerle fin a su carrera es el clásico ballet romántico «Giselle».

Su pasión por el baile comenzó a los 9 años cuando su madre decidió enviarla a que tome clases en una escuela de Quilmes, de donde es oriunda junto a su familia. Allí la profesora detectó en la niña un gran talento y le recomendó a su familia que la lleven a las audiciones en el Teatro Colón. «Cuando me presenté no sabía nada, sólo lo básico. Había muchas nenas que las veía hacer piruetas y yo ni sabía cómo se llamaba lo que estaban haciendo. Éramos 200 chicos y entraban 15. En el examen de ingreso nos pusieron una música para que inventáramos un baile, tenía poca técnica, pero mucha pasión. Siempre digo que entré por mi empeine; tengo un lindo piecito, recordó hoy la mujer de 42 años. “Me levantaba a las 6 y media de la mañana, iba hasta Capital, al Colón y volvía a Quilmes y me iba a la primaria. Mi papá era feriante y mi mamá ama de casa”, cuenta la bailarina sobre el sacrificio que es también la clave de sus logros. 

Nadia estuvo en el Teatro Colón hasta los 14 años, cuando el mismísimo Julio Bocca la invitó a formar parte de su compañía Ballet Argentino y realizaron una gira internacional que duró tres meses y le abrió las puertas del mundo: «Fue una locura, Julio me eligió como su partenaire. Voy a estar eternamente agradecida con él que confió en mí. Fueron cuatro años a su lado que no olvidaré nunca» relató la bailarina.

A pesar de tener la posibilidad de desarrollar su exitosa carrera en el exterior, la bailarina eligió apostar por su país: «En el 2000 viajé a Europa porque tenía ganas de probar. Agarré mis ahorros y pasé un mes en Madrid, Viena, Zurich; tenía arreglada una audición para el English National Ballet. Ese viaje me sacó los pajaritos de la cabeza, me demostró que si quería, podía, pero que yo elegí estar acá y me di cuenta de que me quería volver. Yo soy muy de mi lugar, de mi familia. Bailé todos los grandes clásicos, fui elegida entre las mejores bailainas del mundo en los premios Benois de la Danse en Moscú, me han ofrecido trabajar en compañías en el exterior, pero yo siempre soñé cumplir mi sueño en mi país, cerca de mi familia y con mucho esfuerzo y constancia todo llegó”, recordó satisfecha.

Luego, su carrera continúo en el Ballet del Teatro Argentino de La Plata, donde estuvo seis años y realizó sus primeros protagónicos (casualmente debutó como protagonista en «Giselle» con Iñaki Urlezaga). Sin embargo, Nadia tenía la necesidad de volver a dónde comenzó su sueño: El Teatro Colón. En el año 2012 le dieron el nombramiento oficial de «Primera Bailarina», categoría que con mucho esfuerzo y dedicación logró renovar hasta la actualidad.

«Voy a ser bailarina toda la vida porque eso es un sentimiento que no muere. Fue duro mantenerse, voy a cumplir 42 y son 28 años de carrera que por suerte no tuve lastimaduras importantes. La idea era irse a los 40 pero me agarró la pandemia, siempre quise irme del escenario disfrutándolo, irme plena» indicó Nadia sobre su retiro, aunque dejó la puerta abierta para seguir desde otra función «Dejo mi lugar de primera bailarina porque el momento es ahora, pero estaré desde otro lado, ya verán qué me proponen. En el Instituto me encantaría, creo que puedo enseñar mucho, las cosas que marcan la diferencia. Seguramente voy a poder aportar un montón. Soy muy trabajadora«.

La obra que pondrá broche de oro a su carrera tiene un significado especial. “Giselle es un ballet que me gusta mucho, fue mi primer protagónico”, comentó. «Seguramente ese día me voy a emocionar, porque es como siempre lo soñé: con mi familia, con mis dos hijos ahí. Me voy como quiero, con un titulazo. Cuando a Giselle la abraza la mamá y cae muerta vamos a llorar todos, si siempre hice una catarsis en el momento de la locura, ahora más” relató sobre la función de despedida.

Ubicado en 1° de Mayo y Madame Curie de Quilmes Oeste, Nadia tiene desde hace 6 años un estudio en la que enseña a cientos de chicas el arte de la danza. «Tengo mi estudio con un montón de chicas que bailan hermoso, algunas son alumnas del ISA. Me gusta prepararlas para concursos, ver que les va bien, armar la función de fin de año. Amo enseñar y mi objetivo era traer a Quilmes un espacio en el que se enseñe como en Capital. Tengo maestros como Graciela Bertotti que es ex bailarina del Colón y Lidia Segni, que con ella empecé a los 11 años. Es importante tener un maestro, un pilar a lo largo de tu vida» aconsejó

SOBRE LA OBRA

Bajo la dirección de Mario Galizzi, el Ballet Estable del Teatro Colón ofrecerá las últimas funciones de Giselle, en una versión con Coreografía de Gustavo Mollajoli (basada en las originales de Jean Coralli, Jules Perrot y Marius Petipa) y dirección musical del maestro Manuel Coves al frente de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires. Serán seis funciones más de las diez previstas para el comenzó su temporada 2022: este martes 12, miércoles 13, jueves 14, sábado 16 y martes 19 de abril a las 20 horas, y domingo 17 de abril a las 17 horas.

Giselle es una inocente campesina enamorada de un hombre que la engaña y pretendida por otro que jura venganza al no ser correspondido. La mentira del primero y los celos del segundo desatan la tragedia y Giselle muere, víctima de la tristeza. Ya desde su tumba consigue perdonar y salvar al hombre que amaba de las garras de las Willis, espíritus de novias abandonadas que habitan el bosque.

Creación única del teatro de la danza del Romanticismo, la obra fue estrenada en 1841 en la Ópera de París convirtiéndose en pieza pura y fundamental de la danza clásica, tanto por el tratamiento de los ideales románticos como por el empleo de la más refinada técnica teatral del siglo XIX.

Fotos: Prensa Teatro Colón/Máximo Parpagnoli

Comparte esta noticia: