Un nuevo mural inmortaliza a Churrinche: ¿Dónde está ubicado?

0
151

El reconocido muralista Martín Ron concluyó, tras unas dos semanas de trabajo, el mural en homenaje a Churrinche, el entrañable cuidacoches quilmeño fallecido en 2016. La obra está pintada sobre una de las paredes del supermercado Coto, en la calle Conesa y San Martín del centro quilmeño.  

Cabe recordar que Ron había sido autor del anterior mural dedicado a Churrinche, que tuvo como su “lienzo” a la pared lateral de la Iglesia del Puente, que era sumamente visible ya que daba al puente 14 de Agosto. El muralista lo había realizado en diciembre de 2017 a un año y tres meses de la muerte del querido vecino de la ciudad.  

“Recuerdo que estábamos pintando el puente 14 de Agosto junto a varios artistas y vecinos que me contaron el cariño que le tenían a un vecino que hacía poco había fallecido. Un Loco lindo a quien decidimos retratar en una pared sobre el túnel”, recordó el propio Ron. 

“Lamentablemente, los propietarios del inmueble hace unos meses tuvieron que taparlo por reformas, cosas que pasan”, señaló en referencia a la desaparición de su trabajo a finales de marzo de este año. Lo sucedido había despertado indignación de los vecinos, ya que se trataba de una obra de arte que inmortalizaba a una persona que acompañó a centenares de vecinos durante generaciones. Tal es así que quilmeños de todas las edades tienen recuerdos de charlas y anécdotas con el querido Churrinche. 

No obstante, gracias a un acuerdo entre las autoridades del supermercado Coto y la Municipalidad de Quilmes, quiénes costearon todos los gastos para realizar el nuevo homenaje, Ron dio vida nuevamente a esta imagen que queda en la memoria de los vecinos del distrito como un ícono.  

“Como la gente buena es inmortal, esta historia tiene un final feliz. Agradezco al Municipio de Quilmes que me convocó una vez más para repetir el mural de Churrinche en una nueva locación. Pueden visitarlo en Conesa 92, sobre la pared de Coto. Siempre es un placer para mi y el #squadRON pintar por el Sur”, enfatizó el muralista a través de sus redes sociales.  

Conocido por su simpática personalidad y distinguido por su permanente educación, Churrinche se había convertido en un personaje entrañable y querido. Falleció en 2016  a sus 47 años. La policía encontró su cuerpo en la casilla en la que vivía en el barrio El Monte.

Su verdadero nombre era Julián, pero todos lo llamaban por su apodo: Churrinche. Vivía rodeado de perros y bolsas que lo acompañaban a cada lugar a donde iba. Saludaba a todos los transeúntes y a los que ya los conocían les pedía alguna moneda. Así pasaban sus días en las calles quilmeñas.

Comparte esta noticia: