Por Facundo Muñoz

300 familias reclaman agua potable: «nadie nos escucha»

Una importante cantidad de vecinos del barrio El Fortín, de Quilmes, se encuentran sumergidos en un calvario desde hace tres años. Afirman que no tienen acceso al agua potable, ni siquiera para saciar su higiene cotidiana, y que luego de reiterados reclamos y promesas sin cumplir, llegaron camiones cisterna de Aysa que prometían quedarse hasta la solución definitiva, pero eso nunca sucedió.

Una necesidad tan básica y primordial como el agua, es lo que piden alrededor de 300 familias del Barrio El Fortín, ubicado en la calle Italia, a pocas cuadras de La Ribera de Quilmes, y a metros del Destacamento de Bomberos de esa zona.

«Hace tres años que estamos pidiendo que se solucione este problema. Hay días que estamos con la manguera tirada en el piso durante horas esperando a que salga un hilito de agua», comentó un vecino de la zona a InfoQuilmes.

«La primera semana y después de cientos de reclamos, vino el camión cisterna con continuidad, después empezó a venir una vez por semana y después solo mandaban los sachets de agua para beber, pero era intomable ya que tenía mucho sabor a plástico», agregó.

SEGUÍ LEYENDO:  Avanzan las obras de bacheo y carpeta asfáltica en distintos barrios de Quilmes

Los vecinos aseguran que desde hace mucho tiempo escuchan promesas que no se cumplen jamás y en el mientras tanto, deben ingeniárselas para lavar su ropa, higienizarse y beber agua moderadamente y mayormente comprada, ya que sus hijos necesitan una correcta alimentación. «Estamos marginados, nadie nos escucha, hicimos cortes, reclamos, pero nadie nos da una solución», lamentó el ciudadano.

Comparte esta noticia: