Denuncian que menor fue violada por su padrastro durante cuatro años y que su madre era cómplice

0
191

La familia denunció que la quilmeña menor de edad fue abusada sexualmente desde los ocho años hasta los doce y que su propia madre lo sabía. Familiares y vecinos pidieron justicia.

La joven, que actualmente tiene 16 años, logró escapar del calvario cuando se fue de su casa donde vivía con su madre, su padrastro y sus hermanos, y contó todo. Noelia, tía de la menor, contó al canal Crónica que Kiara escapó el 31 de marzo de este año: «Ese día mi hermana le proporciona una paliza que todos los vecinos vieron«. La violencia no habría sido infrecuente, la familiar comentó que varios vecinos se acercaron ofreciendo testimonio ya que muchos fueron testigo de los actos de la madre.

En ese momento, la tía no lo dudó y decidió llevarla a la comisaría, donde más tarde fue citado el padrastro. La policía le ofreció a la menor la opción de volver a su casa materna o quedarse con sus abuelos, que viven a pocas cuadras. Cuando la niña decidió dejar la casa de su padrastro, éste intentó convencerla de volver.

Noelia contó que el sujeto llamó a la joven y trató de convencerla para que se escape por la noche de la casa de sus abuelos, y cuando ella se negó procedió a amenazarla: «Le dijo vos te vas a tener que embarazar para poder cobrar un sueldo porque a vos tus abuelos no te van a mantener«. Una semana después de la fuga, también intentaría llevarse a la menor de las puertas de su colegio.

Los abusos sexuales ya fueron confirmados a través de los correspondientes estudios médicos. La pequeña no sólo fue víctima de la violación, sino que también era obligada a encargarse de la crianza de sus hermanos y los quehaceres de la casa, sin recibir su educación: «Le prohibieron ir a la escuela por dos años, la mandaban para que pueda rellenar el formulario de anses y asi puedan cobrar la asignación, después de eso no la mandaban más«.

Según el testimonio de su tía, la menor llegaba a visitarla con moretones en su piel evidencia de las golpizas, y en varias ocasiones con chupones que le hacía su abusador.

Ahora, la joven recibe asistencia psicológica de los profesionales de la Municipalidad de Quilmes. «Kiara siempre pedía un psicólogo, decía ‘el día que tenga un psicólogo me voy a sacar un peso de encima’«, concluyó la tía al canal de noticias.

Comparte esta noticia: