Alerta amarilla por la ola de calor en Quilmes y la región

0
131

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió este miércoles un alerta amarillo por las altas temperaturas que se registrarán a lo largo del día en la región y gran parte de la provincia de Buenos Aires. En Quilmes, particularmente, se prevé una máxima de 37° que no bajaría de 30° por la noche.

Si bien se anuncian lluvias para el viernes, este factor no atenuaría el sofocante calor sino que le sumaría humedad para comenzar el año con una máxima de 35°. Se prevé que el clima caluroso se mantenga por encima de los 30° hasta por lo menos el martes próximo. Asimismo, las mínimas también se mantendrán altas a lo largo de la semana.  

Ante esta situación el SMN emitió el alerta amarillo, lo que indica un efecto leve a moderado en la salud. Las temperaturas en este punto “pueden ser peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo, como bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas”, precisaron desde el Sistema Meteorológico.

Ante la ola de calor que se pronosticó para esta semana, los profesionales de la salud recomiendan vestir prendas claras y holgadas, y mantenerse permanentemente hidratados. Asimismo, sugieren tener una alimentación ligera, que incluya frutas, ensaladas y verduras, que ayudan a reponer las sales perdidas por el sudor; evitar las bebidas alcohólicas y con cafeína; cubrirse la cabeza con sombreros y gorros para proteger la cabeza, orejas, cara y la parte posterior del cuello; y evitar la exposición prolongada al sol, sobre todo haciendo actividad física. 

Cabe señalar que las “olas de calor” se dan en un período en el cual las temperaturas máximas y mínimas igualan o superan, por lo menos durante 3 días consecutivos y en forma simultánea, ciertos umbrales que dependen de cada localidad y que están vinculados a los registros máximos históricos.

CUIDADOS

Ante dolor de cabeza, vértigos, náuseas, confusión, convulsiones y pérdida de conciencia, piel enrojecida, caliente y seca, respiración y pulso débil, y elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados centígrados), se deberá actuar de la siguiente manera: trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo; hacer que mantenga la cabeza un poco alta, intentar refrescarlo mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca o un poco salada, y solicitar ayuda médica.

Comparte esta noticia: