Cayeron «Chipa», «Paisa» y «Turrin» de «La banda guaraní del Piki Voley»

0
609

Cinco personas de nacionalidad paraguaya fueron detenidas acusadas de integrar la denominada «Banda Guaraní del Piki Voley», en un operativo antidrogas encubierto realizado en tres asentamientos del partido bonaerense de Quilmes, donde se secuestraron 3.500 dosis de cocaína y 200 de marihuana, informaron hoy fuentes policiales.

Para realizar en forma encubierta el operativo en las villas Azul, La Matera y Papa Francisco, la policía bonaerense utilizó un viejo camión repleto de efectivos de grupos tácticos en la caja, tapados con una lona, a modo de «caballo de Troya», además de drones y cámaras térmicas.

Se trata de una investigación de varias semanas encabezada por la fiscal Clarissa Antonini, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 20 de Quilmes, y por efectivos de la Delegación Quilmes de Drogas Ilícitas.

Los investigadores determinaron que esta organización aprovechaba los torneos de Piki Voley, deporte nacional en Paraguay, que se desarrollan en las canchas de esos asentamientos, para vender sus drogas.

Según las fuentes, los vendedores de la banda cruzaban del barrio Papa Francisco al asentamiento La Matera a través de puentes peatonales situados en los cruces del arroyo Las Piedras, y en el momento del operativo, uno de ellos se tiró al agua en un intento de fuga, pero fue alcanzado y arrestado.

Los cinco detenidos son cuatro hombres y una mujer de nacionalidad paraguaya identificados por las fuentes como: «NN Máximo«, proveedor y jefe de la organización; «Chipa«, el encargado del fraccionamiento de la droga; «Paisa«, el encargado del ocultamiento y traslado; y «Turrín» y una mujer apodada «Kerupi«, los vendedores.

Además de estos imputados, la policía aprehendió durante los siete allanamientos realizados a otras cinco personas.

En total participaron más de 100 policías de distintas áreas: grupo Halcon, tres escalones del Grupo de Apoyo Departamental de Almirante Brown, Lomas de Zamora y Quilmes, dos grupos de infantería, la Dirección de Análisis de la Información de las Comunicaciones (DAIC), Activos Ilegales, personal de las estaciones de policía de Quilmes y Berazategui, Policía Local y Traslado de Detenidos.

También trabajó un equipo de la Policía Ecológica de Avellaneda que, por prevención del coronavirus, se encargó de las tareas de desinfección del personal policial que participó de los allanamientos.

En los procedimientos se secuestraron 3.500 dosis de cocaína, 200 de marihuana, dinero en efectivo, una balanza de precisión, elementos de fraccionamiento, una pistola calibre 9 milímetros con numeración suprimida, diez teléfonos celulares y cuadernos con anotaciones.

Comparte esta noticia: