Por Federico Ramondi

Comerciante denunció a Comisaría de Quilmes centro por detención injustificada: “Me sacaron como un trofeo”

El lunes por la tarde se vivieron momentos de tensión por un megaoperativo policial en pleno centro de Quilmes, desplegado por un supuesto robo con toma de rehenes en un local de ropa. Finalmente se llevaron detenido al comerciante por una situación de “violencia de género” que nunca existió y ahora denunció a toda la Comisaría Primera. 

Eran alrededor de las 16 cuando comenzaron a llegar, uno tras otro, una decena de patrulleros que abarrotaron la calle Alsina entre Brown y Alvear. Vecinos y comerciantes se vieron conmocionados ante semejante procedimiento y comenzó a circular el rumor de que “tres delincuentes habían entrado a robar armados al local de ropa y se habían llevado a la cajera hacia el fondo”. 

La confusión aumentó cuando tanto las autoridades locales de la Policía Bonaerense como los voceros del área de Seguridad de la Municipalidad de Quilmes confirmaron minutos después que se trató de una intervención por una “violenta discusión de pareja”. También trascendió que habían aprehendido al dueño del comercio, aunque no brindaron más precisiones sobre lo ocurrido. 

SEGUÍ LEYENDO:  Policía herido durante la detención de dos jóvenes acusados por el robo de un auto

Todo estalló este jueves, cuando el propietario denunció a todos los uniformados que componen la Comisaría Primera de Quilmes y que participaron del operativo. “Supuestamente un vecino escuchó un grito y llamó al 911, pero no hubo una ‘discusión’ con mi pareja, estábamos viendo qué íbamos a almorzar porque yo estaba cocinando zapallitos y ella estaba comiendo una barrita de cereal. Trabé la puerta y fuimos al fondo, de pronto escuchamos ruidos en el techo y entraron 30 policías apuntándome con armas”, relató el comerciante Guillermo Lumini a InfoQuilmes.

De inmediato levantó las manos al tiempo que decía “soy el dueño, soy el dueño”, mientras que su novia sufrió un importante susto porque pensó que se trataba de un asalto comando. Una vez que entendió que eran policías, la joven le aseguró a los uniformados que no había pasado nada y ambos ofrecieron que se revisaran las cámaras de seguridad, pero no los escucharon. 

“Me dijeron que me callara, que ‘acá mandamos nosotros’. Me maltrataron, me samarrearon y me informaron que me llevarían detenido porque tenían que ‘justificar’ el terrible operativo. Claro, a Pablo Escobar lo agarraron con menos personal que a mí. Me sacaron de mi local esposado y encapuchado como un trofeo. Afuera, uno de los oficiales se encargó de decir a los vecinos que había habido un robo y que ‘detuvieron a uno, pero se les escaparon otros dos por los techos’”, aseguró Guillermo, lo que explica la primera versión falsa trascendida. 

SEGUÍ LEYENDO:  Atrapan a prófugo buscado desde 2016

Lo que siguió fue aún más irregular que el propio operativo: al comerciante lo tuvieron varios minutos “paseando” por el centro de Quilmes, mientras hacían tiempo antes de bajarlo a la Comisaría de Alem y Sarmiento. Una vez allí los oficiales escribieron un informe en el que dejaban asentado como declaración de la mujer que había mantenido una “charla subida de tono” con el hombre y que este “le impidió retirarse del local”, palabras que aseguró a este medio nunca haber dicho y que exigió varias veces que cambiaran, encontrándose con negativas por parte del oficial de servicio.  

Ante esta situación, luego de permanecer más de tres horas en la Seccional y habiéndose encontrado con su nombre manchado, Lumini no encontró otra alternativa que acudir a las fiscalías del Departamento Judicial Quilmes para denunciar a las autoridades policiales por “allanamiento ilegal, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público”. 

Comparte esta noticia: