Declaró el pirómano femicida «Perdón por prenderte fuego, no te quise matar»

0
144
Comparte esta noticia:


Un incalificable pedido de disculpas fue pronunciado en juicio por un sujeto que, en 2017, roció con alcohol y quemó a su exnovia en Quilmes: «Perdón por prenderte fuego, fue una actitud machista, pero no te quise matar».

Se trata de Ezequiel Farina, de 24 años, quien está siendo juzgado ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de ese distrito, por el delito de «tentativa de homicidio agravado por violencia de género y por el propósito de causar sufrimiento a la víctima» en perjuicio de Gina Certoma, de 20.

Fuentes judiciales informaron que el acusado declaró el martes a la mañana durante el juicio y le pidió «perdón» por el maltrato que ejerció sobre ella durante la relación, aunque ella no estuvo presente en ese momento, porque no quería escucharlo.

El joven reconoció haber tenido una «actitud machista» y que el día del hecho, si bien le tiró alcohol, no la quiso «matar», a pesar de lo cual no supo explicar «cómo se prendió fuego».

Según las fuentes, tras su testimonio, el TOC 5 escuchó a dos amigas que relataron la «violencia» que padeció Gina y a un bombero que realizó las pericias.

Los jueces pasaron a un cuarto intermedio para este jueves con el testimonio del último testigo, un vecino de la cuadra, y luego serán los alegatos de las partes.

Gina, quien había sufrido quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo, declaró como testigo en el inicio del debate oral por el supuesto intento de femicidio. La joven padeció más de cuatro meses de tratamiento médico como consecuencia de las quemaduras y lesiones en su cuerpo.

EL HECHO

El ataque se registró el 2 de enero de 2017, cuando agentes de la comisaría 9na. de Parque Calchaquí y personal de Bomberos de Quilmes fueron alertados de un incendio en una vivienda ubicada en la calle 342 al 3300, entre 382 y 383. Al llegar al lugar y extinguir el fuego, el personal encontró a la joven y a su novio, ambos heridos por las quemaduras, por lo que fueron trasladados al Hospital Isidoro Iriarte de Quilmes, donde ella fue intubada para mejorar su función respiratoria, mientras que él fue atendido por quemaduras en sus manos.