Por Facundo Muñoz

Detienen al hijo y a la nuera de un jubilado muerto, acusados de haberlo asesinado

El hijo y la nuera de un jubilado de 92 años que desapareció en Quilmes y apareció asesinado en plena Ruta 2, fueron detenidos en las últimas horas sospechados de ser los asesinos del hombre, cuyo cuerpo apareció envuelto en una bolsa de nylon y cubierto con una frazada multicolor a metros de un arroyo.

Fuentes policiales informaron que los acusados llegaron el domingo alrededor de las 16:30 a la comisaría 3era. de Quilmes a denunciar una presunta averiguación de paradero del hombre. El hijo del hombre asesinado relató en la seccional que el viernes por la mañana se dirigió junto a su padre a un cajero de Quilmes para retirar dinero y que luego no pudo volver a localizarlo.

Finamente su padre apareció asesinado el viernes por la tarde en la ruta 2, a la altura del kilómetro 67, muy cerca del arroyo Abasacay en la localidad platense de Lisandro Olmos. En la autopsia se determinó que la víctima falleció por una asfixia mecánica y politraumatismos, indicaron las fuentes judiciales.

El titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 16 de La Plata, Juan Cruz Condomí Alcorta, quedó a cargo de la investigación y ordenó al personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de esa ciudad llevar a cabo los procedimientos que permitieron detener al presunto autor del hecho y a su pareja.

Según relató una testigo, la víctima estaba junto a su hijo, quien lo había retirado de su domicilio, en la calle Pasco al 500, en el barrio porteño de Balvanera. Asimismo, sostuvo que había una mala relación entre padre e hijo y también entre el jubilado y su nuera.

Otro dato importante para la causa se produjo el sábado pasado cuando una mujer llamó por teléfono y preguntó por el anciano, a lo que el sospechoso le respondió que su padre se encontraba durmiendo cuando en realidad ya había sido asesinado o por lo menos estaba desaparecido.

El fiscal pidió un allanamiento en la casa del hijo de la víctima, ubicada en un barrio privado situado en la calle Esquel al 1300, en Ezpeleta.

Hasta el momento, los detenidos fueron imputados por el delito de «homicidio doblemente calificado por el vínculo y alevosía», que prevé una pena de prisión perpetua, y serán indagados en las próximas horas.

Comparte esta noticia: