Día Internacional de Concientización sobre el Virus del Papiloma Humano.

0
301

El Virus del Papiloma Humano (VPH, o HPV por sus siglas en inglés) es un virus muy frecuente que puede perjudicar diferentes partes del cuerpo, como la piel, la boca y la zona genital o anal.

 Existen más de 200 tipos de virus, pero son más de 40 los que afectan a la zona genital y pueden dividirse en dos grupos:

 Por un lado, se encuentran los VPH llamados de bajo riesgo, que, por lo general, se asocian a las lesiones benignas, como las verrugas y que no avanzan a lesiones precancerosas o cáncer.

 Por el otro, están los VPH denominados de alto riesgo que pueden llegar a ocasionar la alteración de las células generando lesiones precancerosas, que con el paso del tiempo pueden evolucionar y convertirse en un cáncer.
El tipo de cáncer más común causado por los VPH de alto riesgo es el cáncer de cuello uterino. Los demás tipos de cánceres genitales relacionados con el VPH (de pene, de ano) son menos frecuentes. El VPH se ha relacionado también a algunos cánceres de la boca y la garganta.

Es Importante saber cómo se transmite:

Es muy común contagiarse el virus, ya que es de fácil transmisión. El VPH genital se transmite de una persona hacia otra, por medio del contacto piel con piel en las relaciones sexuales. El virus NO se contrae al compartir cubiertos, usar inodoros o en la piscina. Tanto mujeres como varones pueden contraer y transmitir el VPH.

La infección por VPH en la mayoría de los casos, NO presenta síntomas evidentes y el sistema inmunológico se encarga de curarla de forma natural. Los síntomas que presenta el VPH en caso de que sea de bajo riesgo produce verrugas en los genitales o ano: protuberancias o abultamientos que pueden ser de diversos tamaños, mientras que los VPH de alto riesgo NO suelen presentar síntomas.

El VPH se puede detectar a través de dos diferentes tipos de revisiones médicas que permiten reconocer alteraciones en el cuello del útero que dan cuenta de la posibilidad de que se desarrolle cáncer cervical, una es la prueba de Papanicolau (comúnmente llamado PAP) y la otra es la prueba del Virus del Papiloma Humano.

 Se recomienda que todas las mujeres y varones trans se realicen el PAP regularmente.

Comparte esta noticia: