Por Facundo Muñoz

Explotó la estufa de la base de Policía Motorizada y se incendiaron motos, cascos y chalecos: «perdimos todo y necesitamos ayuda»

Una dramática situación debieron vivir los agentes del Escuadrón de la Policía Motorizada de Quilmes en la tarde-noche del martes, cuando el hogar a gas que tenían prendido explotó e incendió todo el lugar en cuestión de segundos. Los efectivos que estaban allí se salvaron de milagro, pero perdieron una moto, cascos, chalecos anti bala, elementos personales y todo el mobiliario que habían conseguido. Ahora solicitan ayuda inmediata, ya que ni siquiera tienen un lugar desde donde operar.

El hecho tuvo lugar en el Triángulo de Bernal minutos después de las 19 horas. «Estábamos conversando con los efectivos al lado de una estufa que se ve que perdía gas, y de golpe se llenó todo el piso de fuego, de milagro no me agarró el pantalón», comenzó relatando el SubComisario Javier Gutiérrez, Jefe del Escuadrón Motorizado de Quilmes.

«El fuego salió de golpe, volvió a entrar y ahí explotó el artefacto. En ese momento las llamas llegaron hasta una moto que estaba para reparación y comenzó a incendiarse por completo, al igual que una puerta de madera que se prendió en cuestión de segundos», señaló.

SEGUÍ LEYENDO:  Detienen a motociclista que huyó de un control policial y agredió a los efectivos

En la misma sintonía, el Jefe detalló que «en 30 segundos teníamos la oficina prendida fuego, no nos quedó otra que salir y empezar a sacar las motos, todas las que pudimos». Sin embargo, pese a los intentos de los uniformados por controlar en incendio, las llamas comenzaron a consumir el machimbre de las paredes, el techo y los pasillos, lo que imposibilitó la tarea.

«Perdimos todo, estamos completamente en cero. Los chalecos antibalas se mojaron tras la acción de los Bomberos, y ya no sirven. Se derritieron todos nuestros cascos laborales y personales, al igual que repuestos de las motos, y pertenencias de los agentes», agregó Gutiérrez.

En tanto, informó que provisoriamente se encontrarán en la Comisaría Segunda de Quilmes mientras encuentren una solución, y desde su equipo pidieron que quien tenga mesas, sillas, escritorios, etc, que no use, serán bienvenidos para volver a comenzar. «Los restauramos si es necesario, estamos angustiados, queremos volver a trabajar», concluyó.

Comparte esta noticia: