La emotiva historia del niño de Villa Azul: Su casa se incendió pero sigue haciendo la tarea entre los escombros

0
181

Un día después del lamentable incendio en tres casas humildes del barrio popular Villa Azul, del partido de Quilmes, Liam Thiago se sentó a hacer la tarea en lo que alguna vez fue su casa.

Según trascendió, el fuego se generó luego de un cortocircuito y las llamas se propagaron rápidamente desde la vivienda en que se produjo hacia las dos linderas, a través del cielo raso. En una hora el fuego ya había consumido todo.

“Nosotros estábamos durmiendo. Lo primero que hice fue agarrar a mi nene y salir. Mucho más no podía hacer” cuenta una la mamá del Thiago. . “La heladera, el horno, el aire acondicionado, la televisión, la computadora, las tablets de mis hijos, la estufa, la mesa y las sillas del comedor… Perdimos todo. No quedó nada” lamentó la mujer de 37 años.

Cuando llegaron los Bomberos Voluntarios de Bernal, Villa Azul estaba envuelto en una nube de humo gris. “Los vecinos ayudaron a apagar el fuego. Se subieron a los techos y, con baldes y mangueras, empezaron a tirar agua para contener las llamas”, cuenta la madre que, después de abandonar su casa con lo puesto, fue a refugiarse a lo de su hija Ailén, que también vive en el barrio.

Al día siguiente del incendio, la familia juntó fuerzas y regresó a su casa.

“¿Dónde están mis juguetes?”, fue lo primero que preguntó Liam Thiago, mientras buscaba entre los escombros, sus muñecos. En ese momento, dice Marta, la madre, sintió mucha impotencia. “No sabía cómo disimular la angustia. No quería que mi hijo me viera llorar, así que traté de distraerlo. Recordé que en lo de Ailén había un par de fotocopias con deberes que le había mandado la maestra y le insistí para que se pusiera a hacer la tarea”

Liam Thiago tiene 9 años y actualmente, cursa el cuarto grado en el Escuela Nº31 de Quilmes. La foto que conmovió a muchas personas es el momento en el que realiza sus tareas sobre escombros.

Tras el incendio, Marta y sus dos hijos están viviendo en el Jardín Maternal de Villa Azul. “La mayor parte del día la pasamos en la casa de mi hija Ailén. Al jardín solo vamos a dormir” detalló Marta.

Dado esto, el Municipio de Quilmes sostuvo que están pendientes de la situación de Marta Vega, así como de las otras dos familias (Los Benítez y Los Ramírez) a las que se les incendiaron las casas. “Desde el primer día les entregamos colchones, sábanas, frazadas, almohadas, camas cucheta, alimentos, verduras y frutas, agua, artículos de limpieza y juguetes para que los niños pudieran transitar este momento con un poco más de ánimo”, explicaron.

Además, agregaron que desde el área de Vivienda y Hábitat del municipio, el Ministerio de Desarrollo Social y el Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU) están trabajando para entregarles lo antes posible todos los materiales que necesitan para reconstruir sus casas.

Comparte esta noticia: