La lucha de los comerciantes por no cerrar sus puertas

0
292

El comercio es uno de los rubros más dañados tras la crisis económica que sufre el país. Algunos de ellos, no lograron sostener los gastos de sus negocios desde unos meses antes del aislamiento social preventivo y obligatorio, mientras que otros tuvieron que mudarse de sus locales en busca de mejores opciones. Sin embargo, la llegada de la pandemia mundial facilitó el cierre de muchos de ellos.

En diálogo exclusivo con InfoQuilmes, el Presidente de la Cámara de Comercio local, Alberto López afirmó que «Hay mucha preocupación de parte de los comerciantes por mantener sus puestos de trabajo, pero hay que sostenernos entre todos y aguantar, se vienen meses muy duros. Si bien no hay un porcentaje exacto, son muchos los locales que tuvieron que cerrar definitivamente. Según nuestras estimaciones, hoy en día un 60% cobra los alquileres”.

Antes de haber flexibilizado la cuarentena, el presidente de la cámara aseguró: “Hay negocios que tienen ingresos cero”. Al mismo tiempo informó que desde mediados de abril enviaron protocolos al Municipio para liberar la actividad, aunque hasta el momento no recibieron respuesta de ellos. A su vez, opinó que los comercios son esenciales porque “generamos puestos de trabajo”.

En cuanto a los asaltos en la ciudad, López resaltó: “Al subsecretario de seguridad lo vimos predispuesto a trabajar una vez que le avisábamos los hechos. Se deben articular acciones de prevención antes de que ocurran los robos y reforzar la presencia policial».

El sábado en horas del mediodía, se realizó una reunión vía Zoom con la participación de la intendente, Mayra Mendoza; agencia de Fiscalización y Control; subsecretaría de Producción y la secretaría de Legal y Técnica, en donde se anunció un plan provincial de seguridad articulado con la intendencia de Quilmes, el cuál será lanzado la próxima semana.

Por último, López finalizó: “Desde el municipio nos dijeron que no les iba a temblar la mano en volver a fase 1 si los casos aumentan” aunque rescató que “esta flexibilización nos va sacar un poco la cabeza de abajo del agua. Va ser muy difícil reactivar el consumo porque la gente no tiene dinero”. Actualmente, el partido de Quilmes se encuentra en fase 3 pero el municipio explicó: “Se pasó a una cuarentena intermitente, que no significa que se liberan actividades y servicios de forma permanente, sino que se trata de una etapa en la que se va a ir evaluando que sucede con los contagios y la ocupación de camas en el sistema sanitario para definir como continuar”.

Comparte esta noticia: