Por Federico Ramondi

Le robaron otra vez a la ex funcionaria quilmeña que pide la libertad de presos

La ex funcionaria del Municipio de Quilmes, Claudia Cesaroni, fue víctima este martes del robo de dos ruedas de su auto, que había estacionado frente a su casa de Villa La Florida. Es el cuarto hecho delictivo que sufre en menos de un año la abogada, que se hizo conocida por pedir la libertad de los presos de Devoto durante la pandemia. 

Cabe recordar que Cesaroni debió presentar su renuncia al cargo de Directora General para la Prevención del Delito y Violencia ante la intendente Mayra Mendoza luego del escándalo que supuso que a la vez representara a los privados de la libertad que tomaron el mencionado penal. Recientemente, la letrada quilmeña fue noticia luego de conseguir que le otorgaran salidas transitorias a uno de los condenados por el secuestro y asesinato de Axel Bloomberg, cometido en marzo de 2004. 

Este martes, cuando la abogada y docente se disponía a salir rumbo a la escuela donde da clases en Ezpeleta se encontró con su auto Suzuki en dos ruedas. Durante la madrugada delincuentes le habían sustraído los neumáticos delantero izquierdo y trasero del lado derecho. “Después suspendieron las clases por falta de agua, así que no me dio tanta culpa faltar”, bromeó la ex funcionaria a través de su cuenta en Twitter.

SEGUÍ LEYENDO:  Le robaron la camioneta a un hombre y le abrieron la cabeza a culatazos

Menos de un año atrás, el 31 de julio Cesaroni fue abordada por tres jóvenes ladrones en la Ribera de Quilmes, donde había ido a tomar mate con una amiga. La golpearon y la arrastraron por el piso para llevarse su cartera. “Cuando todo pasó, enseguida vi (a unos policías) dirigirse a dónde los pibes que nos robaron habían corrido. Lo que pensé fue: ‘que no les hagan nada’”. 

“Lo que nos hicieron esos pibes, si fueran detenidos y llevados a juicio, podría considerarse un robo agravado. Para el caso de que fueran punibles, podrían imponerles una condena de 5 a 15 años, sin posibilidad de tener salidas transitorias ni libertad condicional”, lamentaba por esos días.

Cinco meses más tarde, el 21 de febrero, le entraron a robar en la casa tras forzarle la puerta con una barreta. Los hampones le dieron vuelta las habitaciones y escaparon con una computadora, un televisor y objetos personales de valor. En la ocasión se mostró positiva, asumiendo que lo material va y viene. 

SEGUÍ LEYENDO:  Dos impactantes choques en Villa La Florida

Como si no fuera poco, el 31 de marzo de este año, la ex funcionaria daba cuenta en sus redes sociales sobre otro hecho, esta vez un intento de robo. Le ocurrió en la puerta de la escuela de Ezpeleta donde es profesora. Según relató ella misma, un chico la amenazó con un pistolón para sacarle el teléfono celular. “No se lo di y se fue corriendo. Me quedé cargada de pena y angustia por lo que pudo pasar, por ese pibe doliente”, señalaba, al tiempo que explicaba que el ladrón era una víctima del Estado “que incumple todas sus obligaciones con ellos”.

Comparte esta noticia: