Por Federico Ramondi

Motochorros asaltan a una joven y le roban la mochila en Quilmes centro

Una joven vivió instantes de terror en la tarde noche de este domingo, cuando regresaba a su domicilio en el centro de Quilmes y fue abordada por dos motochorros que la amenazaron con un cuchillo para robarle la mochila. La víctima debió correr a resguardarse en un restaurante y no sufrió heridas. 

La secuencia ocurrió cuando Martina, la víctima, regresaba a su casa alrededor de las 20, mientras aún había sol en la tarde y había circulación tanto de autos como de transeúntes. Se bajó en la estación de Quilmes y desde allí caminó algunas cuadras en dirección a su domicilio. Sin embargo, sobre la calle Moreno entre Humberto Primo y Garibaldi fue sorprendida por dos bandidos en una motocicleta. 

“Fue todo muy rápido y lo padecí, estoy aún shockeada y asustada. Justo en frente del restaurante La Farola miré para el costado de casualidad, porque antes no vi ni escuché nada, me agarraron desprevenida, y vi que había parado una moto no muy grande con un chico arriba. El que iba de acompañante ya se había bajado y vino a amenazarme con un cuchillo pidiéndome la mochila. Tendría unos 15 años”, relató la joven en diálogo con InfoQuilmes. 

Ante el peligro al que se vio expuesta no dudó en arrojarle la mochila, en la que no llevaba objetos de valor. Pero entonces le exigieron que entregara el teléfono celular, que ella llevaba escondido en la remera. “Ahí fue cuando, en el impulso y entre la desesperación y bronca, ya que nunca antes había vivido una situación así, salí corriendo para atrás, hacia el lado contrario por el que habían venido los ladrones, sin darle el celular”, continuó la chica. 

“Quise ir hacia la calle mientras gritaba pidiendo ayuda, para ver si quizás paraba un auto, pero justo por la misma vereda en la que me robaron venía una mamá con su hijo que muy amablemente me agarraron y me hicieron entrar a La Farola, por si los ladrones seguían cerca y para que me tranquilice un poco. Una moza me contó que la noche anterior había visto a dos chicos en una moto dando vueltas por ahí”, concluyó. 

Luego del mal momento sufrido, Martina remarcó que afortunadamente “no me pasó nada y en la mochila no tenía nada de valor”, aunque lamentó la situación de inseguridad que se vive en la que “hay que ir con cuidado por la zona y por Quilmes en general. Está muy peligroso a toda hora y circunstancia”. También aclaró que decidió no radicar la denuncia en la Comisaría debido a que “no creo que hagan demasiado con mi caso”, marcando la desesperanza y resignación con que se vive. 

Comparte esta noticia: