Por Federico Ramondi

Niños vándalos apedrearon un colectivo en el acceso a la Autopista de Quilmes

Momentos de tensión y nervios se vivieron en la mañana de este lunes a bordo de un colectivo de la línea 159, cuando tomó el acceso de Quilmes a la Autopista, rumbo a la Capital Federal y tres menores de edad rompieron una de las ventanas del micro de un gomerazo. Una pasajera resultó herida con cortes en el rostro por el estallido del vidrio.  

Los accesos a la Autopista Buenos Aires – La Plata en el partido de Quilmes están cada vez más peligrosos y preocupa la falta de prevención por parte de las autoridades policiales y de la propia concesionaria AUBASA, responsable de la traza. A los intentos de robo que suelen producirse en el Acceso Sudeste de Bernal ahora se suma una seguidilla de ataques a pedradas en el de Av. Iriarte, un “juego de chicos” muy peligroso que en cualquier momento puede cobrarse una víctima fatal. 

Eran alrededor de las 11 de la mañana de este lunes cuando una unidad del ramal semirápido del “Blanquito” había tomado la autovía rumbo a la Ciudad de Buenos Aires. Apenas pasó el peaje -ya dentro de la concesión- una piedra golpeó violentamente una de las ventanas, haciéndola añicos. El objeto había provenido desde el costado que da a la villa de emergencia lindera, carente de toda protección y control. 

“Yo los pude ver: eran tres menores de no más de 10 años. Estaban sentados sobre lo que sería una construcción a medias de una ventana, sobre una pared de ladrillos, los tres con gomeras apuntando directamente a los autos”, relató Yamila, testigo del hecho, en diálogo con InfoQuilmes.

Las astillas del cristal se incrustaron en la cara de una de las pasajeras. Sin embargo, la víctima no requirió ser trasladada a un hospital y prefirió limpiarse ella misma la sangre. Dentro del colectivo todo era conmoción: “Había varios niños con sus madres, de hecho uno de ellos terminó llorando del susto y luego vomitó, la madre no lograba calmarlo”, agregó la mujer.

El chofer de la empresa MOQSA frenó unos kilómetros más adelante para dar aviso al personal de la Autopista que se encontraba a la altura de Bernal. “Creo que este tipo de ataques vandálicos implica un riesgo, ya que si se pudo romper el vidrio completamente también podría haber generado una herida de gravedad en algunas de las personas”, consideró la pasajera que envió videos del tremendo momento. 

Semanas atrás en la misma zona, pero del lado de la bajada a Quilmes un automovilista denunció haber recibido un piedrazo que le destrozó la óptica derecha de su Peugeot 308. Por los mismos días, otro conductor envió la foto de un impacto de cascote en su coche. Frenar y bajar no suele ser una opción por las altas probabilidades de ser asaltados. 

Además, este no es el primer colectivo que sufre la destrucción de una ventana: en febrero habían atacado en la zona a otra unidad de la misma línea de transporte público, aunque en aquella ocasión no hubo que lamentar heridos. Las víctimas exigen presencia policial activa, ya que hay una garita a pocos metros del lugar.

Comparte esta noticia: