Por Federico Ramondi

Paro estudiantil y frazadazo en el Nacional de Quilmes por falta de gas

Los alumnos del Colegio Nacional de Quilmes llevaron adelante una protesta durante la mañana de este jueves que incluyó un “frazadazo” y el no ingreso a las aulas. Es en reclamo por la falta de gas en el establecimiento, que impide que puedan tener calefacción en las aulas ante las bajas temperaturas que se vienen suscitando. 

Los problemas en el suministro son ya históricas en el edificio del Nacional y parecen no tener una solución definitiva. Según explicaron a InfoQuilmes Zoe y Celena, presidente y vice respectivamente del Centro de Estudiantes del colegio, durante la pandemia Metrogas cortó el servicio por una fuga detectada en el lugar. Sin embargo, pese a que el Consejo Escolar reparó las instalaciones, la distribuidora aún no les abrió la llave de paso. 

Por tal motivo, los alumnos decidieron hoy no entrar en las aulas a tomar clase. Como medida de fuerza, hicieron una sentada en los pasillos, cubiertos por frazadas, para mostrar su malestar por el frío que pasan durante la jornada educativa. Las protestas podrían extenderse mañana en caso de no tener una respuesta.

“El reclamo ya está hecho desde hace más de un mes y desde la Dirección no nos dan solución. El trabajo de reparación del Consejo Escolar ya está hecho, hicieron la revisión y habilitaron, pero Metrogas no viene a abrir la llave. Mientras tanto, no tenemos calefacción de ningún tipo y muchos chicos se están enfermando porque hay incluso muchas ventanas rotas en las aulas, que tendrían que arreglarlas. Tampoco podemos poner estufas eléctricas porque las aulas son muy grandes y la instalación no resistiría”, señalaron las cabezas del centro estudiantil. 

A modo de paliativo, propusieron suspender las clases presenciales durante una semana y volver a la virtualidad por Zoom “para cuidar la salud de los estudiantes”. “Los días que hace mucho frío nos hacen entrar 8.50, pero es lo mismo: el tema no es salir de casa con frío, sino pasar el día en las aulas así. Se nos congelan las manos, estamos temblando. No son condiciones para estudiar y tampoco para que trabajen los docentes”, remarcaron.

Comparte esta noticia: