Pidieron justicia por un homicidio a manos de un policía y denuncian “gatillo fácil”

0
120

Familiares de José Salvador Esmarra, un hombre de 36 años que murió de un tiro en la cabeza disparado por un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos en un confuso hecho ocurrido en La Cañada, reclamaron Justicia frente a los Tribunales de Quilmes. 

El hecho de sangre tuvo lugar en la madrugada del 14 de noviembre en la calle 199 y Ragucci, de Quilmes Oeste. Según explicó la prima del fallecido, esa noche se habían reunido a festejar un cumpleaños de 18 en una casa de la cuadra. La estábamos pasando muy bien hasta que él (por Esmarra) tomó de más y salió a la calle agresivo”.

“No tenía armas, solamente quería discutir con alguien, nada más que eso”, señaló la prima de la víctima fatal. Por ese entonces pasó un oficial de civil a bordo de un Volkswagen Fox, que acababa de dejar a un compañero y continuaba rumbo a su domicilio. Según había declarado en principio el agente ante las autoridades policiales de la jurisdicción, Esmarra lo habría atacado junto a un cómplice con fines de robo, por lo que él se defendió disparando su arma reglamentaria. 

En contraposición, la familia del hombre negó el intento de robo aunque puso en duda el hecho de que pudiera haberle tirado una piedra al vehículo. Lo cierto es que la bala del efectivo impactó en la cabeza de Esmarra, provocándole la muerte. “No tiró al piso ni nada. Lo mató. Queremos que se haga justicia”, aseguraron sosteniendo que se trató de un caso de “gatillo fácil” policial. 

La fiscal Ximena Santoro, de la UFIJ N° 7 de Quilmes, ordenó la detención preventiva del efectivo imputado por “homicidio calificado”, ya que las circunstancias del hecho no estaban claras y no podía determinarse si se trató de un caso de legítima defensa.

Comparte esta noticia: