Por Federico Ramondi

Quiso denunciar a todo un vacunatorio porque su hija se inoculó contra el COVID sin su permiso

Una mujer se presentó en la Comisaría Novena de Quilmes Oeste con la intención de denunciar a todos los profesionales del vacunatorio donde su hija, de 17 años, concurrió sin su consentimiento para aplicarse la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19. Pretendía que los imputen por “ejercicio ilegal de la medicina”. 

El insólito hecho sucedió apenas pasada la medianoche del jueves en la seccional ubicada en el cruce de la calle Gutiérrez y 382 del Barrio Parque Calchaquí. La mujer se presentó a la guardia y relató lo sucedido exigiendo que se le tome la denuncia. Agentes le explicaron que no existía figura alguna para calificar el hecho como delito, pero ante la respuesta se enojó y comenzó a levantar la voz. 

El Inspector Christian Gabriel Saladino, desde la oficina del Oficial de servicio escuchó los gritos y se dirigió hasta la guardia para ver qué sucedía. Tras entrevistarse con la señora y explicarle lo mismo que sus camaradas le habían dicho anteriormente, la denunciante se enfureció más y tomó su celular para filmar la situación: con gestos irónicos, advirtió al policía de que lo grabaría bajo la excusa de que podía “olvidarse” de lo que le van a decir y pidió que le repitan todo lo que anteriormente le habían dicho.

Al momento de comenzar el video con su celular, dirigió la cámara enfocando a todo el personal policial que se encontraba en la Seccional y a las personas que se encontraban ocasionalmente para realizar denuncias. Christian Saladino entonces le pidió que se retire de la Comisaría. Ella acató la orden, pero continuó con el celular en la mano hasta identificar el edificio. «Esto es lo que sucede en Quilmes, cuando uno quiere hacer una denuncia y no se la aceptan», dice la mujer en su grabación.

Los efectivos se comunicaron con la subrogante de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio 5 del Departamento Judicial de Quilmes, la doctora Curra Zamaniego, y la puso en conocimiento sobre el hecho sucedido, por lo que la Fiscal dispuso actuaciones actuaciones con la intención de identificar a la mujer, ya que en ningún momento dio su nombre ni detalles acerca del vacunatorio en el que le aplicaron la dosis a su hija.

Cabe señalar que según lo dispuesto por protocolo, que figura en la página oficial del gobierno nacional respecto de la vacunación contra el COVID, los menores de 3 a 17 años que quieran vacunarse deben contar con el consentimiento “de un adulto responsable”, pero no especifica que ese adulto deba ser su padre, madre o tutor. Por otra parte, en el contexto de emergencia sanitaria no sólo enfermeros aplicaron las vacunas, sino también (y en buena medida) voluntarios capacitados en la aplicación de inoculaciones.

Fuente: MinutoUno

Comparte esta noticia: