Sacerdote brasileño visitó la diócesis de Quilmes

0
60

El padre José Marins, sacerdote brasileño, especialista en Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) , visitó la diócesis de Quilmes. Entre el 29 de octubre y el 3 de noviembre, participó de encuentros con sacerdotes, seminaristas, diáconos, candidatos al diaconado, estudiantes del Centro de Estudios Filosóficos y Teológicos de Quilmes, catequistas, animadores bíblicos, misioneros y miembros de las CEBs

“Ha sido un regalo de Dios recibirlo en estas jornadas, en las que nos ha ido compartiendo, en el marco del camino sinodal diocesano, la experiencia de las Comunidades Eclesiales de Base de la actualidad en América Latina. Hemos disfrutando de su presencia, de sus conocimientos y de su sabiduría”, expresó el obispo auxiliar de Quilmes, monseñor Marcelo Julián Margni.

El padre José Marins presentó una Iglesia ministerial, con pastoral encarnada, con rostro propio de Iglesia pluricultural y con unidad en la diversidad: “Se trata de la Iglesia de Jesús, según el aporte decisivo del Vaticano II y de las Asambleas Episcopales latino-americanas y caribeña: Medellín, Puebla, Santo Domingo, Aparecida, confirmadas por el papa Francisco, y el Sínodo de la Amazonia”.

En ese marco, hizo un fuerte llamado a buscar presencias capilares de la Iglesia en el territorio: “Vamos a tener que desinstalarnos del cómodo estancamiento”, consideró. “Las CEBs, o las células eclesiales básicas, descentralizan la vieja estructura pastoral al tiempo que valoran a los laicos como corresponsables por la gente de un área, aun cuando con frecuencia ignoran las fronteras. En fin, la evangelización no es para implantar espacios eclesiales, sino para encarnar el Evangelio”.

El sacerdote brasileño ayudó a considerar “una liturgia que incorpore la cultura de la gente; una teología según condiciones y necesidades locales; una pastoral misionera que haga de las periferias el centro de la parroquia; y un cambio de la concentración de ministros en torno al altar, para que encuentren la alegría de ser enviados a las periferias”.

Al respecto, monseñor Margni manifestó su alegría con la presencia de Marins: “Su experiencia nos trajo frescura, originalidad y pasión, y nos invitó a tomar conciencia de lo que significa la vocación comunitaria en la Iglesia, la centralidad de la Palabra, y la ministerialidad laica, entre otros temas”. Y agregó, “la gente lo ha recibido con mucho cariño y mucha expectativa de novedad”.

El padre Marins anima, acompaña y respalda la vida de las CEBs desde hace cuarenta años. Son experiencias eclesiales nacidas en Brasil en la década del ’50 y extendidas luego a los países de América Latina y a otros continentes.