Por Federico Ramondi

Se levantó el paro de trenes que afectó a un millón de personas 

Luego de un encuentro entre autoridades del Ministerio de Transporte de la Nación y el gremio de La Fraternidad, los sindicalistas anunciaron el levantamiento del paro que comenzó a la medianoche y afectó a cientos de miles de personas en todo el país. Según se anunció, el servicio se normalizará hacia el mediodía. 

El gremio liderado desde hace 30 años por Omar Maturano, anunció que desde las 10 de la mañana se levantó la medida de fuerza tanto en el servicio de pasajeros como en el de carga. La intransigencia de los sindicalistas ferroviarios afectó a alrededor de 1.000.000 de pasajeros, que todos los días usan ese servicio de transporte para trasladarse a sus lugares de trabajo –perdiendo o poniendo en riesgo el presentismo– o a estudiar.

La reunión se desarrolló en la sede del Ministerio ubicada en el piso 12 del Palacio de Hacienda, en Hipólito Yrigoyen al 200. Del encuentro participaron Maturano y el propio ministro Alexis Guerrera, además de otros colaboradores entre ellos el jefe de gabinete Álvaro Errea.

Esta acción gremial había sido anticipada la semana pasada y, según argumentó el sindicato, se tomó “en defensa de la industria ferroviaria y el empleo, vulnerado por la decisión judicial de suspender” el funcionamiento de la línea que unía Buenos Aires y Bahía Blanca.

Más allá de haber levantado la huelga, el gremio anunció que se mantendrá en estado de “alerta y movilización” ante “los permanentes ataques que sufren los servicios ferroviarios” y en caso de que las autoridades no cumplan con lo prometido.

En el comunicado del lunes pasado, La Fraternidad informó que la huelga se fundamentó también “en los ataques al ferrocarril durante el asfaltado de vías y la negativa de algunos intendentes a que los servicios se detengan en sus localidades, como ocurre en Chascomús”.

“El malestar también se relaciona con las conductas de algunos gobiernos provinciales que, violentando la ley, se adueñan de territorios ferroviarios propiedad de la Nación y utilizan terrenos para variados fines y no para construir viviendas para el personal, que no tiene casa propia en un 60 por ciento”, había dicho Maturano.

Allí también denunció “la compra fantasma de pasajes, lo que agota las comodidades para derivar pasajeros al autotransporte” y que “algunas comunas de forma irregular asfaltaron vías en los pasos a nivel, lo que impide que los trenes paren en las estaciones de esas localidades”. “Existe una embestida contra la actividad”, sentenció.

Maturano embistió contra la decisión de algunos jueces, que prohibieron la circulación ferroviaria entre Buenos Aires y Bahía Blanca, lo que, a su entender, “beneficia a empresas automotoras que reaparecieron en el mercado a partir de medidas tendenciosas que golpean al tren, en un contexto nacional en el que fallecen más de 5 mil personas en accidentes de tránsito carretero”.

“La clausura de servicios ferroviarios en ausencia de pericias técnicas previas afecta de forma económica a los sectores populares, que utilizan el ferrocarril por sus tarifas sociales”, agregó el sindicalista y aseguró que a fin de preservar la seguridad “la justicia debería exigir a las empresas la reparación de la infraestructura y material tractivo y rodante, ajustando a derecho la responsabilidad patronal”.

Comparte esta noticia: