Tensión y desmanes en la peatonal Rivadavia por la detención de tres deliverys

0
207


En la tarde de este viernes se produjeron momentos de tensión en la peatonal Rivadavia entre San Martín y Moreno, en el centro de Quilmes, por un procedimiento policial que terminó con tres repartidores aprehendidos. Hubo corridas y fuertes cruces entre los motoqueros y los uniformados.

Todo comenzó minutos después de las 16 frente al local McDonald’s de la peatonal quilmeña, donde un repartidor de Pedidos Ya había dejado estacionada su motocicleta mientras retiraba un envío.

“En hora pico al mediodía y a la tarde se supone que no podemos circular por la peatonal. Nosotros nos bajamos de la moto y caminamos con la misma al lado para dejarla frente al local por el tema de los robos que sufrimos todos los días en el centro de Quilmes. Cuando el chico sale del local se encuentra con que estaban los policías y personal de Tránsito”, refirió uno de los repartidores a InfoQuilmes.

Según indicaron fuentes policiales intervinientes en el procedimiento, el rodado en cuestión tendría un impedimento legal para circular, aunque no pudieron precisar si tenía denuncia o no por robo. No obstante, el protocolo indica que ante estas circunstancias deben proceder al secuestro del vehículo para determinar qué tipo de impedimento pesa sobre el mismo.

Fue en ese momento que se desató una importante discusión, con gritos e insultos que revolucionó el centro comercial del distrito. Los compañeros del chico salieron a defenderlo e intentaron impedir que los efectivos se llevaran la moto, indicando que era su herramienta de trabajo. A su vez, al verse superados en números, los oficiales solicitaron refuerzos y en minutos la cuadra fue invadida por patrulleros y agentes de la Prefectura Naval.

Siguiendo la versión policial, el dueño de la moto se resistió y debieron esposarlo, ante lo cual su hermano y uno más se abalanzaron sobre los uniformados para liberarlo. Hubo una corrida por unos metros hasta que los oficiales redujeron a los tres. Los repartidores, por su parte, aseguraron que a dos de ellos se los llevaron detenidos “por filmar el procedimiento” con sus teléfonos celulares, e incluso que a uno se lo tiraron al piso.

“Esto lo hacen para molestar porque después de las 12 de la noche no hay un patrullero en la calle. Ellos tienen que ponerse las pilas para agarrar a los delincuentes que nos afanan todos los días. Una vergüenza la policía como nos molesta cuando nosotros sólo estamos trabajando, mientras los delincuentes están tranquilos en la calle”, protestó uno de los deliverys indignado.

Comparte esta noticia: