Por Federico Ramondi

Torturaron a dos abuelos durante una violenta entradera en Quilmes Oeste

Una pareja de ancianos vivió momentos de terror en su casa del barrio La Cañada, en Quilmes Oeste, cuando tres delincuentes ingresaron, los redujeron y golpearon salvajemente para robarles el poco dinero que tenían de su jubilación. En la puerta del domicilio encontraron marcas que podrían denotar una “inteligencia” previa. 

El violento hecho de inseguridad ocurrió el sábado en horas de la madrugada en una vivienda de la avenida Carlos Pellegrini entre Blanco y Mosconi. Los malvivientes consiguieron ingresar a la propiedad por los fondos y se quedaron en el patio trasero hasta que, cerca de las 7 de la mañana, el dueño de casa se levantó y quiso salir a su jardín. Entonces fue sorprendido por los maleantes, que lo redujeron al igual que a su mujer. 

Fuentes policiales detallaron que las víctimas fueron brutalmente golpeadas, al punto de que le rompieron dos dientes al anciano. Cerca de tres horas duró la tortura, hasta que alrededor de las 10 de la mañana los bandidos salieron por la puerta principal con algo de dinero en efectivo y algunos valores, dejando la casa completamente revuelta.  

SEGUÍ LEYENDO:  Feroz incendio en una vivienda de Quilmes Oeste

Cuando la Policía llegó al lugar encontraron una marca en la vereda, que podría ser de una “inteligencia” previa. Además de la hipótesis de que la casa pudo haber sido “marcada” con una señal de que dentro había personas indefensas, lo irónico de la situación es que justo en la puerta hay una alarma vecinal del Municipio de Quilmes, que no logró disuadir a los malvivientes de su cometido. 

Los vecinos se encuentran atemorizados dada la cantidad de robos que ocurren en la zona. “Hace unos días atrás entraron a robar en otra casa a dos cuadras, en Pellegrini entre Urrestarazu y Roca, pero esa vez al menos no había nadie. Revolvieron todo y se llevaron electrodomésticos. Algunas noches sentimos a los delincuentes caminando por los techos y activamos las alarmas vecinales, pero sirven para espantar más que nada”, expresó un vecino en diálogo con InfoQuilmes

También aseguran que son frecuentes los robos por parte de motochorros: “”Este es un barrio de chalecitos, muy tranquilo, no hay mucho tránsito. La gente que camina por acá es carne de cañón para los ladrones. Tenemos alarmas, grupos de WhatsApp, hay compromiso de los vecinos, pero así y todo las cosas siguen pasando”, concluyó.

SEGUÍ LEYENDO:  Detuvieron por robo a un hombre en Quilmes Oeste cuando esperaba al censista
Comparte esta noticia: