Umbandas movilizaron a la Ribera de Quilmes para rendirle culto a Iemanjá, la diosa del mar

0
851

Como todos los 2 de febrero de cada año, se congregan en la Ribera de Quilmes, y en gran parte de América Latina, miles de personas para rendirle culto a Iemanjá, la diosa del mar.

Este año no fue la excepción, a pesar de la lluvia y la pandemia de Coronavirus. sin embargo, por estos factores, se ha visto una marcada disminución de personas en la zona costera local.

Esta veneración es parte de la religión umbanda. Las ofrendas, las flores, los cantos y los bailes son fundamentales para complacer a la divinidad. Como en tantos lugares de América, en la ciudad Quilmes, al pie del Río de La Plata, cuando cae el sol se le rinde culto.

Vestidos de blanco, mujeres y hombres ingresan al río para dejar en las ofrendas, sus anhelos y deseos. Flores, perfumes, collares, monedas, se depositan en pequeñas barcazas que los creyentes construyen y lanzan a las aguas. Se cree que si la barcaza vuelve a la costa, es porque Iemanjá desoyó la súplica.

Las danzas, los tambores y las fogatas acompañan durante toda la noche. Cuando amanece, es hora de retirarse. Los creyentes caminan de espaldas, siempre mirando al rio.

Comparte esta noticia: