No se han encontrado widgets en la barra lateral

Una grave denuncia se dio a conocer en las últimas horas por parte de una joven de 27 años, que asegura haber sido abusada sexualmente por un enfermero en el Hospital Iriarte de Quilmes. El sanitarista negó los cargos y presentó a su vez una denuncia por presuntas amenazas.

Los hechos, tal y como fueron relatados ante la Justicia, se habrían dado el sábado después del mediodía. Ambos relatos coinciden en que la mujer llegó al nosocomio provincial de agudos por una fuerte dolencia abdominal. En el lugar fue atendida por una enfermera que le puso suero y la dejó en una habitación, impidiéndole el acceso a su amiga que la acompañaba.

Supuestamente fue entonces que apareció el enfermero acusado, quien tras realizarle unos estudios le habría pedido que la acompañara a otra habitación para suministrarle una medicación. En el baño de dicho consultorio el profesional habría pedido a la paciente que se bajara los pantalones y la ropa interior, aplicándole «varias veces» un gel en las partes íntimas que sería «para las bacterias».

En ese momento la chica se retiró del lugar molesta, pero sin atinar a exigir hablar con el Director del Hospital. No obstante, averigüó los datos del enfermero, ya que este le habría dejado su celular escrito en la receta médica, y se dirigió a la Comisaría de la Mujer de la calle Gran Canaria al 1300, dónde además aseguró que en principio no lo querían tomar correctamente la denuncia que finalmente fue caratulada como «abuso sexual con acceso carnal».

Aloise    

Por su parte, el enfermero sindicado afirmó que la chica fue primero atendida por un médico de guardia que le indicó un suero intravenoso, el cual fue colocado por una compañera y que «estuvo acompañada casi todo el tiempo». «Al ser una guardia normalmente no se permite que ingresen otras personas, pero yo lo autoricé porque la vi con miedo y dudas respecto de la atención recibida».

«En ningún momento se le aplicó ningún gel, no sé de dónde sacó tal cosa. Ella fue al baño a hacer pis, mientras yo atendía a otro paciente, y cuando salió simplemente le saqué la vía. Entra y sale en minutos, se puede ver perfectamente en las cámaras», aseveró.

Y agregó: «Esta situación nos estresa mucho a mi y a mi familia, no es nada grato. Desconozco si el Hospital tomará alguna medida y me preocupa que por esta denuncia alguien venga a agredirme o a matarme por algo que no hice».

Asimismo, él también decidió presentar una denuncia en la Comisaría Primera de Quilmes debido a mensajes presuntamente intimidatorios que recibió en su celular de parte de un supuesto familiar de la paciente en cuestión.

Comparte esta noticia: