Por Federico Ramondi

Una pasión que no cambia de frecuencia: Bernalense cumplió 50 años como radioaficionado

Carlos Bufanio tiene 78 años y desde los 29 es radioaficionado. Nacido en Bernal, esta pasión por los cables y las antenas que lo tiene “atrapado” desde hace 50 años lo llevó a ganar premios nacionales e internacionales y hasta a presidir el Radio Club Quilmes por una década. 

Hijo de italianos, a los 11 años (en 1954) ayudaba a su padre repartiendo la mercadería de su verdulería. Este dato que podría ser anecdótico en realidad fue el comienzo de su curiosidad por el mundo de la radio. “Fue en esos recorridos y entregas que siempre pasaba por la casa de un señor que tenía un receptor con el volumen muy alto. Mi curiosidad hacía que me quedara escuchando. Unos minutos después, y ante mi gran sorpresa, él agarraba algo con la mano y hablaba. Más adelante en el tiempo, supe que esta era la casa de LU3DFI Federico Bethancourt (SK)”, relata Bufanio en sus memorias.

A veces también cambiaba de recorrido con su bicicleta y fue así que pasó un día por la sede de los Bomberos Voluntarios de Bernal. “Allí encontré un grupo de personas dentro de una pequeña sala con varios equipos charlando. Unos 17 años más tarde supe que en ese lugar se fundó en el año 1949 el Radio Club Quilmes”, recordó.

En 1968 Carlos tuvo sus primeras experiencias en lo que se conoce como “banda ciudadana” con una licencia otorgada por la secretaria de Comunicaciones y operando un equipo que él mismo había armado. Con esa antena casera se comunicaba a diario con Brasil, Puerto Rico y, en algunas oportunidades, con países de Europa. 

“Casi todos los días llegaban tarjetas QSL, esto me entusiasmaba y animaba cada vez más a buscar países nuevos”, relató Bufanio. En 1970 tuvo el momento bisagra en su afición, cuando conoció a César Turrisi (LU6DES), quien lo alentó a hacer el curso de radioaficionado y sacar la licencia. El 13 de enero de 1972 obtuvo su primera señal distintiva como LU8DWN bajo la categoría de “novicio”. 

Durante 50 años pasaron varios equipos por sus manos, cada vez más profesionales y con los que pudo llegar a concretar miles de contactos y ascender de categoría hasta llegar a “Superior”, la más alta, y ser distinguido con la “Especial” en honor a su antigüedad en la actividad. 

Durante mi trayectoria como Radioaficionado (HAM) he obtenido importantes logros, muy valiosos e importantes: premios por concursos nacionales e internacionales, en 1998 obtuve la Placa ‘Honor Roll de la ARRL’, además de poseer más de 2.200 certificados obtenidos; y acompañé a grandes líderes en la gestión administrativa del Radio Club Quilmes, lo cual me llevó a ser elegido en varias oportunidades como miembro de la comisión directiva y como presidente durante 10 años”, detalló entre otros logros.

Comparte esta noticia: