Por Federico Ramondi

Vecinos de Itatí liberaron a un presidiario prófugo cuando era capturado por la Policía

Dos agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense resultaron heridos por familiares de un preso que había violado las salidas transitorias para ocultarse en un domicilio de la villa Itatí de Bernal. Cuando fueron a detenerlo les arrojaron piedrazos y consiguieron que el recluso escapara con las esposas puestas, por lo que es intensamente buscado. 

Los hechos, que trascendieron en las últimas horas, ocurrieron este martes alrededor de las 20, cuando una comitiva policial se dirigió hasta una vivienda de la calle Pilcomayo al 600 para arrestar y trasladar nuevamente a la Unidad Carcelaria N° 31 de Florencio Varela a un recluso que había violado las salidas transitorias laborales sin regresar al penal. Al llegar al lugar y esposar al sindicado se formó una pueblada en la que vecinos y familiares atacaron a los servidores públicos para liberarlo nuevamente.

El presidiario se dio a la fuga con las esposas puestas, en tanto que los agentes debieron retirarse para preservar su integridad física ante la violencia de las agresiones. Como consecuencia dos de ellos, un hombre y una mujer, resultaron con lesiones. También fueron dañados los móviles del Servicio Penitenciario, que recibieron numerosos piedrazos.  

Ante lo sucedido se dio intervención a la Fiscalía N° 6 del Departamento Judicial Quilmes, a cargo de la fiscal Mariana Curra Zamaniego, a fin de individualizar a los agresores que embistieron contra los efectivos y los patrulleros. Por su parte, sobre el fugitivo se dispuso una orden de captura por evasión, por parte del Tribunal en lo Criminal N° 5 de Quilmes, que lleva adelante la causa por la que cumple condena.

Comparte esta noticia: