Por InfoQuilmes

Ser jugador de eSports: 10 claves para convertirte en un profesional

Cada vez son más los gamers que se convierten en jugadores profesionales de eSports.

Como sucede con los deportes tradicionales, los jugadores de eSports han hecho de su afición un trabajo, forman equipos profesionales y compiten en grandes estadios para gamers, como el Pirámides Stadium, el primer megaestadio gamer de Latinoamérica, ubicado en nuestra ciudad.

¿Pero qué hace falta para vivir de ese videojuego que tanto te apasiona? Hoy te traemos las 10 claves para convertirte un jugador profesional de eSports.

Empezar a jugar y competir en eSports

Lo primero es lo primero: empezar a jugar. Una vez que cuentes con los requisitos técnicos necesarios (auriculares, un buen teclado, buena conexión a Internet…), lo ideal es anotarte en torneos online de los videojuegos que más te interesen.

Esta es una fase de experimentación. Por eso, jugando contra oponentes con mayor experiencia y conocimientos, perder el miedo al fracaso es clave, para aprender así de los que saben más que vos.

Aprender de otros jugadores profesionales

No solo se aprende jugando contra otros, sino observándolos. En plataformas como Twitch o YouTube Gaming, los mejores jugadores profesionales de eSports suelen “streamear” sus partidos, y así nos dan valiosa información para perfeccionarnos.

¿Por qué eligen un arma y no otra? ¿Qué ventajas les dio el personaje que seleccionaron? ¿Qué trucos usaron para mejorar la puntería? Ver jugar a los mejores va a permitirte conocer sus estrategias y decisiones. Observando sus aciertos e incluso sus equivocaciones, vas a descubrir cuáles son tus propios errores.

Confiar en tus instintos

Es importante entender cuál es el momento para darle a tu vida un nuevo rumbo y tomar la decisión.

La inspiración puede suceder en un día normal de trabajo, como es el caso de André Akkari, miembro del equipo de la plataforma internacional PokerStars, que, trabajando en la animación flash de una página web, descubrió repentinamente su pasión por el famoso juego de las 52 cartas, el poker. O incluso la inspiración puede venir de algún sueño, como le ocurrió a Tian, jugador del videojuego de batalla League of Legends, quien se quedó dormido observando un partido y tuvo un sueño profético: luego decidió que quería dedicarse a este juego profesionalmente.

Encontrar tu especialidad

Ya decidiste que querés ser profesional, pero ¿ya sabés de qué? ¿Cuál es el juego que más te motiva? Después de un tiempo explorando y experimentando en distintos eSports, llega el momento de decidir en qué juego vas a especializarte.

Es importante unificar los esfuerzos, entonces. Para convertirte en un jugador profesional, es mejor que tu rutina como gamer se dirija a una sola meta: el videojuego que más te apasione. Después de mucho entrenamiento, por ejemplo, vas a terminar incorporando en tu memoria muscular las habilidades específicas del juego elegido.

Organizar una rutina de entrenamiento

Ser un jugador profesional de eSports implica también un cambio de actitud con respecto a tu pasión. Ya no se trata (solamente) de divertirse, sino también de trabajar. Por eso tu rutina girará en torno al entrenamiento diario.

Sin embargo, como ocurre con cualquier profesión, tiene que existir un balance con el resto de tu vida: amigos, familia, otros hobbies… La clave no es pasarte un día entero entrenando, sino un poco todos los días.

Unirse a un equipo profesional

No estás solo en esto, y los eSports son una actividad social. Es importante que busques unirte a un equipo de jugadores con objetivos similares a los tuyos, para desarrollar el juego en conjunto y ampliar tus vínculos profesionales y humanos.

Hay muchas formas de entrar en un equipo, desde enviar correos auto postulándote, participar de pruebas abiertas para encontrar nuevos integrantes, o llamar la atención en redes sociales y torneos online.

Usar las redes

Vivimos en la era digital, y tu trabajo como jugador profesional no es solo entrenar duro. También es importante conectarte con otros profesionales. Y si las cosas van como lo esperabas, es probable que aparezcan los fans, con quienes vas a querer tener una comunicación fluida y amable.

Grabar tus partidas

Ver las repeticiones es una parte central de tu entrenamiento diario. Se trata de ver en qué acertaste y en qué te equivocaste, para detectar tus fortalezas y corregir tus debilidades.

Mostrarse

Para trabajar tu presencia digital, no alcanza con generar vínculos por redes sociales. Es hora de perder el miedo escénico y transmitir tus partidas en vivo. Así vas a ampliar tus conexiones, fidelizar a tu público y hasta recibir propuestas de sponsoreo.

Buscar el apoyo de sponsors

No te olvides que ser profesional implica obtener ganancias, y así poder vivir de lo que te apasiona. Por eso es clave la búsqueda de sponsors, o sea, marcas que estén dispuestas a apoyar tu carrera y querer asociarse a tu imagen personal.

Con los éxitos, las relaciones interpersonales y una buena presencia en redes y plataformas, el apoyo de los sponsors no tardará en llegar, y el sueño de ser un jugador profesional al fin será una realidad.

Comparte esta noticia: